No cuestionamos el valor de la cocina de autor, pero hay ciertos límites con los que no se debe jugar y es que a veces, por investigar con lo que no debemos, podemos acabar cometiendo los peores crímenes entre las paredes de nuestras cocinas.

Y lo peor de todo es que a veces, y solo a veces, puede estar bueno. Y nadie te creerá.

1Palomitas con mininubes de azúcar

Dentro de lo que cabe, vas a entender que esto es lo menos grave que vas a ver por aquí. Por eso ha sido la primera, para que te confíes. También se ha visto mucho la mezcla de palomitas con m&ms y otros dulces del estilo.

2Sándwich de pepinillo con crema de cacahuete.

Esto, simplemente, no puede ser buena idea.  Los pepinillos no se inventaron para esto.

3Burrito de helado de menta

No es tan horrible como parece; debe ser parecido a un cono pero sin sabor dulce. Creemos que lo peor es la mezcla de menta con chocolate en un helado.

4Gominolas de maíz fundidas con pretzels

No tiene que estar necesariamente mal, pero por si acaso no seremos nosotros quienes lo comprobemos.

5Macarrones arcoiris.

No entendemos las razones que pudiera encontrar nadie para cambiar el maravilloso color del queso. El queso es perfecto tal y como es y es nuestro deber amarlo y respetarlo.

6Tortilla de espaguetis

Y esto es el almuerzo medio de todos los universitarios desastrosos del país.

7Galleta salada, chocolate, nubes y chile en polvo.

Era tan innecesario… parece que se haya caído donde no debía… y me arriesgaría a decir que puede ser que surgiera justamente así esta «gran idea».

8Huevo en barra

Sí, por lo visto es posible. La única explicación que podemos permitirnos ofrecerte es: Japón.



9Alitas con cubiertas de kool-aid

No sabemos a quién se le pudo ocurrir esta barbaridad, pero arderá en el infierno por sus actos, y allí le pondrán miles de estas para comer todos los días. Por si te preguntas si alguien es capaz de comerlas, te diremos que se han convertido en todo un fenómeno en Internet. Ahí lo llevas.

10Pepperoni cubierto de chocolate.

Más que como plato, entrante o postre, lo proponemos como broma de muy mal gusto para esa persona que conoces que le encanta el chocolate.

11Gofres con tomate.

Podría ser peor. Así a bote pronto se nos viene a la cabeza: sardinas, gambas… hay cosas peores que el tomate.

12Cereales de azúcar con queso en loncha.

No.

Esta creación de Satán va a matar un día a alguien, aunque sea del asco.

13Oreos con zumo de naranja.

A todos nos han coincidido estas dos cosas juntas en alguna merienda cuando éramos pequeños, y nos sirvió para descubrir que no era una buena combinación. Es fácil: solo tenías que hacer una cosa. Primero zumo, luego galleta. No al revés. Y MENOS, MEZCLADO.

14Galletas de Cheetos

A la vista, no parece tan horrible, pero cuando recuerdas un sabor a «queso» tan químico y artificial, se te quitan las ganas de ponérselo a una galleta.

15La pesadilla de los puristas

Los hay que se quejan de la pizza con piña, pero eso es porque no conocen esta otra. Que no tiene por qué estar mala, hay muchos platos salados que se hacen con plátano, pero creemos que a nosotros al menos, no nos ha terminado de convencer.

No sabemos si estas creaciones han surgido por necesidad, curiosidad, aburrimiento, o pura maldad, pero sí es cierto que un toque de genialidad sí que tienen. Sin riesgo a equivocarse, uno no puede conseguir cosas increíbles. Eso sí, esperamos que sus creadores vayan superándose, que muy difícil no lo tienen.

¿Alguna vez has hecho una mezcla rara de comida? ¿Hay algo que comas que la gente considere horrible? ¿Cuántas de las mezclas que te proponemos te atreverías a probar? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: La Guía Del Varón.