Como ya sabéis, aquí en Cabronazi somos amigos de la verdad y el amor, pero también somos personas consecuentes, y no vamos a decir que ni una cosa, ni la otra, vayan a resultar ahora fáciles de encontrar. No señor.

Os traemos hoy un test para que le paséis a vuestras parejas/ligues/amigxscomplicadxs…etc, y no, no es que le preguntéis cómo se lleva con su madre/padre, ese está mu visto…




Este más bien es un grupo de preguntas que debes hacerte a ti mismo sobre esa persona, para saber realmente qué es lo que estás metiendo en tu vida, y es que las jornadas de puertas abiertas no pueden durar para siempre, y a todos nos interesa rodearnos de quien de verdad vaya a estar ahí para nosotros. Además, para hacerlo un poco más ligero, lo acompañaremos con gifs de Gina Linetti, de Brooklyn 99.

Ambigüedad.

¿No es una persona clara cuando habla? ¿Su discurso tiende a ser indirecto y no especifica en lo que habla?




WEEECK

Una persona sin integridad va a intentar succionarte emocionalmente, incluso si para ello tiene que mentir. A estas personas les es más cómodo hacer eso en un primer momento, aunque luego tengan que esquivar detalles e incluso temas de conversación enteros.

Defensivos.

Hay personas que se sienten atacadas a la más mínima en el momento en el que vas a revelar algo que han hecho mal, simplemente porque no quieren verse como una fuerza negativa, o no quieren reconocer un error o una mentira, y saben que tú te vas a sentir más culpable.

No saben lo que dicen.

Tal vez cambien sus historias frecuentemente cuando las cuentan, para hacerlas más creíbles o incluso más llamativas.

Incapacidad de disculparse.

No es capaz de admitir un error y no tiene ningún problema si alguien cae por su culpa, ya que no va a sentir que tenga algo que ver. También puede ser que culpe a otras personas de sus errores de forma intencionada, solo para quitarse peso de encima. Tienden a ser muy egoístas y a no darse cuenta de cómo influyen negativamente en los demás.

Se compromete fácilmente.

No necesita muchas razones para hacer planes con cualquiera, porque realmente no va a cumplir ni la mitad de ellos; solo intenta, una vez más, impresionar a la gente. Además de eso, no quiere perder ninguna oportunidad de destacar ni de beneficiarse.


Se venden muy bien

Y es que se van a intentar llevar el mérito de absolutamente todo, aunque no tengan nada que ver, siempre vas a oír un montón de «yos» salir de su boca. Les cuenta muchísimo dar crédito a los demás. Su habilidad de autopromocionarse les puede venir muy bien, pero también es fácil que cree resentimientos en personas cercanas.

Argumentaciones duras

Al ser personas normalmente egoístas, y por ende, no tener en cuenta los sentimientos ajenos, les cuesta mantener argumentaciones «civilizadas». El tacto no es su fuerte. De hecho, van a intentar ganar la discusión con el arma más fuerte, aunque eso requiera cavar en lo que más daño te pueda hacer.

Mienten.

Creemos que esto ya había quedado claro, pero por si acaso lo comentamos. La verdad tiene poco valor para estas personas y lo peor de todo es que te va a costar pillarlos, porque están tan acostumbrados a hacerlo que le tienen pillado el truco a todo el rollo del lenguaje corporal. Miden mucho las palabras que eligen.

Desconexión emocional.

No van a ser capaces de ponerse en tus zapatos nunca. Da igual incluso si lo intentan realmente, no van a ser capaces de entenderte ni lo más mínimo, aunque lo finjan. Van a intentar minimizar tus emociones o desacreditarlas de cualquier manera.

No perdonan.

Son increíblemente rencorosos, pero curiosamente siempre van a pretender que su primera disculpa consiga tu perdón. Que lo que perdones y lo olvides completamente, aunque ellos no lo hagan.

Demostración de inteligencia.

Desafortunadamente, una gran inteligencia puede ser capaz de atraerte hacia una persona que resulte increíblemente negativa en tu vida, y es que a las personas inteligentes les resulta más fácil manipular a los demás. Así de sencillo.

Son capaces de recordar detalles y de escuchar atentamente cada palabra que digas con tal de utilizarla luego. Pueden esquivar problemas gracias a su inteligencia, o más bien, quitarse errores de encima a tu costa. Todo esto les permite estar en una posición de poder casi constante.





Si notas algunos de estos signos en una persona a la que te has empezado a acercar, o incluso en tu pareja, o te has acordado de demasiados momentos que coinciden, quizá debas reflexionar sobre si realmente quieras (y debas) estar en esa relación.

¿Qué piensas de este artículo? ¿Crees que estas personas no tienen arreglo, o que pueden cambiar? Lo que sí que te aconsejamos es que no intentes arreglar a nadie, y que nos comentes lo que te ha parecido tanto en Facebook como Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros muy similares que son igualmente entretenidos, graciosos y perspicaces, siempre llevando nuestra humildad como bandera.

Fuente: Insider