Con el tema de las redes sociales, estamos llegando a puntos que, lejos de ser inquietantes, ya resultan tremendamente preocupantes. Darse una vuelta por Instagram o Facebook es ver cómo un montón de gente compite contra otra gente por ver quién es más de una cosa o de otra. Un espacio que debía ser sano, se ha ido convirtiendo en uno de los aspectos más tóxicos de nuestra vida.

Y, por culpa de todo esto, hoy nos hemos visto en medio de una nueva polémica que implica, de forma directa, a Instagram y a todos sus usuarios. ¿Cómo empezó esto? Pues cuando la modelo sueca Emma Hallberg, de 19 años, subió una serie de fotos… y la acusaron de fingir que era negra… así, como suena.

Según la gente que la ha criticado, la modelo habría estado subiendo fotos intentando parecer ‘negra’ para conseguir más seguidores. Todo surgió a partir de que se publicara una foto suya en la que podía verse el clásico ‘antes y después’.

A partir de ese momento, la joven empezó a recibir todo tipo de críticas a través de sus redes sociales, donde se la tachaba de interesada y racista por el hecho de simular lo que no era con un fin puramente lucrativo.

En los comentarios podían leerse cosas como «Solo te pintas la cara con fines comerciales», u otras cosas como «es una forma de apropiación cultural»… y eso que solo estamos poniendo los más ‘light’, porque la verdad es que, cuando se trata de insultar, la gente demuestra tener muchísima imaginación.

La joven cuenta ya en su perfil personal de Instagram con más de 280.000 seguidores y, una de las cosas que le han dado la fama, es el hecho de teñirse la piel con tonos más oscuros, además de rizarse el pelo… y esto dio pie al llamado ‘Blackfishing’.

Esto busca definir una curiosa práctica que se ha puesto de moda y que consiste en que, personas blancas, simulan ser personas negras con la mera intención de sacar algún tipo de partido de ello… vamos, que lo hace con mala intención. Pero, ¿es este el caso de la protagonista de nuestra historia de hoy?

Sus seguidores lo tenían muy claro: «Descubrir que Emma era blanca fue tan impactante debido al hecho de que esta chica ha hecho todo lo posible para parecer mestiza. Se está haciendo famosa por aparecer en cuentas de Instagram especializadas en pelo y peinados para mujeres negras».

La polémica fue de tal tamaño, que Hallberg tuvo que salir en su defensa y explicar que su bronceado se debía a que le gusta tomar el sol, y no a que se broncee de forma artificial con ninguna intención. Le gusta estar bronceada y eso es lo único que perseguía.

En una entrevista a Buzzfeed, la joven explicaba que se sentía ‘muy triste’ por lo ocurrido y que le ha afectado mucho que algunas de sus «características naturales estén dañando y molestando a las personas hasta tal punto»: «Me han llegado a decir que debería suicidarme», confesaba la joven modelo.

La Dra. Aria Halliday, profesora de feminismos africanos en la Universidad de New Hampshire, explicó que este tipo de prácticas no es ninguna novedad y que, en la actualidad, se ha despertado como una poderosa corriente en la que las mujeres blancas deciden modificar su apariencia con este objetivo: «Además de ser culturalmente insensible, sacar provecho de una estética de negrura también está mal», agregó.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido toda esta polémica? ¿Pensáis que es una práctica lícita o que, por el contrario, es algo muy grave? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: YourTango, ABC.