A todos nos ha pasado: estar mirando fijamente una nube hasta que nos ha parecido otra cosa. O le hemos visto una cara a la parte delantera o trasera de un coche. Pues bien, se trata de un fenómeno psicológico llamado «Pareidolia», en el que la mente responde a un estímulo, normalmente una imagen o un sonido, que es percibido de una forma familiar y reconocible.

Según ciertas hipótesis, este fenómeno es el resultado de millones de años de selección natural que ha favorecido a individuos capaces de identificar rápidamente formas que puedan representar una amenaza. En otras palabras, el cerebro está condicionado para ver posibles amenazas y depredadores aunque no estén ahí, para mantenerse alerta.




Para ayudaros a entender a lo que nos estamos refiriendo, aquí os dejamos unas cuantas imágenes. Que una imagen vale más que mil palabras.

1. ¿A qué os recuerda claramente esta?




La cremallera y el botón hace que en nuestro cerebro suenen las alarmas: pues parece algún animal dentado, un pez o algún otro tipo de depredador.

2. El monstruo de las galletas en el camión

Otro caso de nuestro cerebro viendo monstruos donde no los hay. Si el ser humano aún subsistiera en un medio natural rodeado de depredadores, la pareidolia debería ser de lo más útil. Pero este fenómeno pierde un poco su uso en una ciudad, donde el mayor peligro aparente es ver a un monstruo de las galletas en el camión de la mudanza.

3. Esta caja ha vivido tiempos más felices

Uno de los efectos más habituales de este fenómeno: con tan solo dos puntos arriba y uno en medio nuestro cerebro ya lo identifica como una cara. En este caso, la cara de una pobre caja que ha bebido de más.

4. Comiendo spaghetti


Este pegote de cemento en hormigón basta para que nuestro cerebro le ponga cara. En este caso, la cadena en lo que sería «la boca» contribuye a crear el efecto de que se trata de una boca comiendo.

5. Este pequeño chorro de crema parece un gatito

Lo interesante aquí no es tanto el efecto, sino que alguien se haya tomado la molestia de mirar el tiempo suficiente un chorro de crema como para verlo y hacerle una foto.

6. La novia y el novio

En este caso la asociación que nosotros le damos con la pareidolia es un poco más tenue. En cualquier caso les deseamos lo mejor en un futuro.

7. Mujer vestida en una cascada

Esperemos que el corsé no le esté apretando demasiado.





8. Saludo crepuscular

Otro caso de nuestro cerebro transmitiendo una cara donde solo hay dos puntos y una línea. Parece que el sol haya decidido ponerse después de contar un chiste malo y esté retrocediendo lentamente.

9. Gallina que sospecha

¿Cocina o gallina?

10. La reencarnación es un juego peligroso

Este panda parece no estar contento con la siguiente vida que le ha tocado vivir.

11. Curvas voluptuosas

La frase «es de buenas carnes» nunca había tenido más sentido.

12. El dependiente robótico



Podría estar sacado de una película de ciencia ficción, pero en este caso es nuestro cerebro el que hace todo el trabajo.

13. Esta gran roca parece un perro

Otro ejemplo de nuestro cerebro dándole forma de animal a un objeto inerte. En este caso, aunque fuera un depredador, con este tamaño no habría mucho que hacer para salvarse.

14. 👌

Os hemos pillado.

15. Una partitura sonriente

Siempre le sube el ánimo a un músico encontrar que la partitura también disfruta de su música.

¿Qué os parece la pareidolia? ¿Conocíais este fenómeno? ¿Os gustaría ver más imágenes que vuestro cerebro va a transformar? Contadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: La Guia del Varón, Reddit