Si crees que tu familia es extraña, es que no conoces a la familia Bergerons. O al menos, tienes que ver las que han sido sus felicitaciones navideñas durante los últimos 16 años.

A esta familia se le ocurrió la hilarante idea de disfrazarse de diferentes personajes para hacer las postales navideñas que más tarde enviarían a sus seres queridos.

«Es una forma de expresar nuestros sentimientos hacia las personas
que queremos, y además, sacarles
una sonrisa».

2003, El primer año.

«Nuestra primera felicitación! El concepto original era «Plugs & Juggs», pero al final elegimos esta foto por las impagables expresiones.»

Al final, debido a un problema causado por las luces y la torpeza momentánea del fotógrafo, fue inevitable que pareciese que el señor Bergeron empezaba a quedarse calvo.

2004, Una navidad de «basura blanca».

«Cuando fuimos al estudio de fotografía para recoger nuestras felicitaciones, los trabajadores estaban muy ocupados con todo lo relacionado a negocios navideños,  organizando fotos, contestando llamadas… Para cuando llegó mi turno, seguía tan a lo suyo que no me terminaba de prestar atención»

Trabajadora- Bienvenido a JC Penney Portrait Studio, ¿cómo puedo ayudarle?

Sr Bergeron- Vine a recoger mis felicitaciones navideñas.

Trabajadora- De acuerdo, ¿cuál es su apellido?

Sr Bergeron- Bergeron; le doy mi tarjeta por si le ayuda.

Trabajadora- Ok, gracias. Dame un momento y te lo traigo. Señor, parece que accidentalmente se imprimieron en 8×10, que normalmente cuestan $19.99, pero como ha sido nuestro error, se lo cobraremos por $5.

Sr Bergeron- No, gracias.

Trabajadora- Vale… bueno, veo que su mujer está embarazada… espero que vuelvan a JC Penney para las fotos de su bebé.

Entonces, el señor Bergeron le explicó que realmente no lo estaba (y que en ese caso ella no bebería alcohol, ni fumaría), y que como podía ver, él tampoco tenía la misma apariencia. Eran unas invitaciones de broma. La trabajadora, que por fin alzó la vista y se consiguió relajar por la extraña situación, le dijo que le parecía algo increíble, riéndose.

2005, Los familiares de medio oeste.

Desde que nace un varón Bergeron, se le entrena para que el día de mañana sea capaz de superar los miedos de quedarse calvo. Es algo inevitable.

2006, Una navidad muy especial.

Esta felicitación la hicieron imitando una fotografía de la infancia de un amigo que también lleva un estudio de fotografía. A él le encantan las felicitaciones familiares, pero la de los Bergeron, es sin duda su favorita.

2007, Navidades clásicas

Algunos «puristas» les acusaron de estar engañando a la gente con sus felicitaciones por usar Photoshop, como si hicieran «trampas».

«Para los que nos quieren… gracias, os queremos también».

«Para los que se sienten engañados… mirad, nos hemos disfrazado y hemos hecho esta otra felicitación. Incluso el fondo está pintado a mano».

Es lo que tiene que sean diseñadores gráficos.

2008, «Merry Krishnas»

Este año empezaron un poco tarde, lo que significa que fueron a JC Penney para tomarse la foto, con una hora de espera.

2009, Los Cholos

Esta es la favorita del señor Bergeron. Algunas de las tarjetas se notan a la legua que son de broma, pero esta es tan horrible que parece real.

2010, Olin Mills Family Portrait from 1981

La temática que eligieron fue, exactamente, las fotografías familiares vergonzosas que durante los últimos años han ido reviviendo en las redes sociales.

2011, Los unicejo.

*Si los copos de nieve fueran besos, te mandaríamos un iceberg.*

A los Bergeron les encantó la idea de esta fotografía, pero les hubiera gustado que quedase mejor ejecutada.

2012, Navidades Góticas



«Éste es nuestro legado, chicas… ¡Aceptadlo!»

*Él sabe cuando estáis dormidos.
Él sabe cuando estáis despiertos…
Espeluznante.*

2013, Manos de Jazz

La imagen habla por sí sola.

2014, Vacaciones Drag

¡Para esta foto decidieron cambiar sus roles de género!

2015, Les Modèles (AKA Fashionistas, AKA Euro Trash)

Sus zapatos: $850, los de ella: $950, pasar tus navidades con los Bergerons, no tiene precio.

2016, El tío Jerry.

Hace menos de un año, una de las hijas de los Bergeron se inventó un personaje, del que sus padres acabaron teniendo conocimiento, y al final decidieron hacer la postal del año representándolo.

2017, Pelirrojos en el paraíso.

Este año les ayudó el fotógrafo Marco Montenegro, en una playa cercana. Quisieron hacer la no tan típica postal familiar de navidades caribeñas.

2018, Navidad en el Oeste de Texas.

La familia quiso sacar partido a la belleza de sus hijas, todo en clave de humor, claro. Aunque ha habido quienes no han entendido la broma y se han acabado quejando por el malentendido, creyendo que forzaban el físico de las niñas.

Esta familia sí que sabe cómo celebrar las fiestas de la forma más original, y a nosotros nos encanta. ¡Esperamos que lo sigan haciendo muchos más años!

¿Qué te han parecido estas felicitaciones navideñas? ¿te animarías a hacer una del mismo estilo? ¿Cuál ha sido la felicitación más divertida que te ha llegado? Cuéntanoslo todo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: BoredPanda