Todo lo bueno, tiene un lado malo, o varios, según el ojo con el que se mire, claro. Esto es lo que ocurre también con el cómo nos relacionamos con la gente con la que convivimos, y es que da igual si compartimos piso con amigos, vivimos con nuestra familia, pareja, o incluso si compartimos estancia por vacaciones; la convivencia en cualquier momento puede convertirse en una PESADILLA.

Esto es lo que han pensado las 15 personas que han hecho las siguientes fotografías, exponiendo sus traumas y desgracias para nuestro deleite:

1A su hermano no le regalaron suficientes juegos de maderitas.

¿A qué mente perturbada se le pudo ocurrir eso como una buena idea? Era infinitamente más fácil hacerlo bien.

2«Mete la ropa en el cesto»

A mí me hacen esto y los tengo viendo VHS’s de Barrio Sésamo hasta que le encuentren sentido a la vida.

3El que se atreve a abrir así una caja de galletas.

Hay quien solo quiere ver el mundo arder. PONE ABRE-FÁCIL.

4Al animal que ignora el tapón.

Ver esto te quita las ganas de zumo, y te da SED DE SANGRE.

5El que te guarda la piña de la dieta así.

Mira, hay cosas crueles en el mundo, pero dejar que se oxide así una piña, con lo caras que están, no tiene perdón de dios ninguno. ¿Se creen que somos los hijos del frutero o qué?

6El auténtico monstruo de las galletas.





A ver, guardarlas en el bote, lo que es guardarlas, pues sí lo hizo. Pero no me vale, el resto se van a poner blandurrias, y luego no hay quien se las coma.

7El gracioso que se cree superguay por ser el más alto.

Este tipo de persona suele presentar rasgos psicopáticos detectables en su personalidad, como la horrible manía de colocar los bricks de leche en la última balda de la estantería.

8El que recoge sin cuidao’ alguno.

Lo peor es cuando tienes que coger algo que quedó al lado del bote… que sigue siendo chocolate, pero lo miras y lo sientes como si fuese la peste líquida.

9El de «Yo el jabón lo echo a ojo»

Y así de paso limpia también la alfombrilla de abajo…

10Al que nunca le puedes pedir un chicle.

Igual lo hace justamente por eso… tampoco se le puede culpar. Pero sigue siendo algo horrible a la vista.

11El que te obliga a pescar los cubiertos en el cajón.

Comer solo te costará unos cuantos intentos, y tus colegas creerán que adoptaste un gato.

12El que lleva el removedor siempre encima.

No descartamos su utilidad, solo la imagen y la higiene. Uhg. En realidad es su técnica para quedarse con tu cubata, que no te engañe.

13El que te quiere matar de hambre en el desayuno.

Se empieza diciendo lo de «El que acabe el paquete, compra el nuevo» y se acaba comiendo los últimos cereales en mitades. Tú ríete.

14El que no puede comerse las cosas de una vez.

Es ese mismo que siempre hace los pedidos de comida a medias con alguien más. Necesita un buen colega glotón al lado.

15El que te va a fastidiar la decoración navideña todos los años

Cada año tramará algo. Vas a tener que pegar las figuritas al belén si no quieres encontrarte barbaridades ahí dentro.

Aun así hay que reconocerles el mérito a la creatividad que le ponen a cada gamberrada, y sigue siendo gente a la que queremos, eso no hay que olvidarlo, por lo que sería bueno que calmemos nuestros instintos asesinos, y los cambiemos por abrazos, que pobrecitos, ya tienen bastante con ser así.

¿Vives con alguien que haga alguna de estas cosas? ¿Conoces a alguien peor? ¡Etiquétalo para ver si pilla la indirecta, y cuéntanoslo por Facebook e Instagram!

Si os ha gustado este artículo, recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros muy similares que son igualmente entretenidos, graciosos y perspicaces, siempre llevando nuestra humildad como bandera.

Fuente:BuzzFeed

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥