Los que seguimos los stories del actor Miguel Ángel Silvestre sabemos que es un tipo realmente divertido y peculiar. De hecho, la personalidad que transmite a través de sus redes sociales es muy distinta a la que vemos en sus personajes más conocidos.

El actor saltó a la fama con el personaje del narcotraficante Rafael Duque en Sin tetas no hay paraíso donde se enamoraba de Catalina (Amaia Salamanca) y luego consiguió su papel internacional más importante en la serie Sense8 de los hermanos Wachowski.

Pero por lo visto no se le ha subido a la cabeza y sube stories de lo más divertidos y desenfadados como cualquier otra persona; de hecho, en algunos de ellos aparece especialmente risueño y distraído (no sabíamos si era necesario poner comillas en «risueño» y «distraído»).

El sentido del humor de cada persona es algo personal, pero lo cierto es que Miguel Ángel parece partirse el culo con cualquier cosa y la verdad es que, en el proceso, nos resulta divertido a aquellos que, de vez en cuando, nos encontramos con vídeos o historias de Instagram como estos.

En el vídeo que os mostramos a continuación, y que forma parte de un seguido de stories que subió hace tiempo, decide obsesionarse por las máquinas de café y sus capsulitas, un tema que le da para ciertas quejas y comentarios que le hacen mucha gracia a sí mismo y, como no, a nosotros también.




Algunos de estos stories han estado dando vueltas por Twitter donde la gente ha estado comentando, por decirlo de alguna manera, que Miguel Ángel Silvestre se encontraba en un estado alterado de consciencia por algún motivo desconocido. Aunque muchos, obviamente, especulaban que se debía a que estaba bajo los efectos de algún tipo de estupefaciente (seguramente de poleo menta).

Imagen relacionada

¿Qué os han parecido los stories de Miguel Ángel Silvestre? ¿Conocíais esa faceta suya? ¡Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram!

Si os ha gustado este artículo, recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros muy similares que son igualmente entretenidos, graciosos y perspicaces, siempre llevando nuestra humildad como bandera.