Hablar de psicópatas es muy habitual en nuestra sociedad. A la mínima que una persona muestra una conducta un poco extraña, nos apresuramos a señalarla y, con bastante facilidad, la etiquetamos de ‘psicópata’, pero ¿sabemos realmente lo que es un psicópata? ¿Cualquier cosa un poco extraña ya merece esa clasificación? Evidentemente, la respuesta es no.

La cosa es mucho más compleja y, como veréis más abajo, son muchos los elementos que hemos de tener en cuenta y que, aún y con todo ello, sería demasiado precipitado clasificar a alguien de ‘psicópata’ sin que lo haya analizado un profesional de la psicología.

Aún así, aquí os dejamos una lista con algunas de las principales características:

1Parece la persona más encantadora del mundo

Los buenos psicópatas son de lo más simpáticos. No escatiman en encanto y, ante los ojos de la mayoría de personas, suelen resultar de lo más encantadores. Buscan rodearse de gente que los admire y, si los idolatran, se sienten felices y se mueven como pez en el agua.

2Explota de repente…

Tener tensión acumulada y liberarla de forma inesperada y repentina no es algo que nos sea ajeno al común de los mortales. Pero hacerlo de forma sistemática y con una gran facilidad… ya no es tan normal. Pasar de la euforia a la ira de un momento para otro no suele ser buena señal.

3Aburrimiento constante

La falta de adrenalina es el principal motivo por el que las personas con rasgos psicopáticos suelen aburrirse rápidamente de todo lo que hacen. Acostumbran a presentar signos de aburrimiento en lo que sea que hagan, sobre todo si es algo mecánico o monótono.

También les cuesta planificar las cosas a largo plazo y, por lo tanto, asumir funciones de responsabilidad, cosa que hace que no le tengan especial cariño a nada.

4Cuidado con sus emociones

Las personas con rasgos psicopáticos acostumbran a mostrar emociones diferentes a las que experimentan las personas normales. Ante una situación que, a nosotros, por ejemplo, nos produce rechazo, ellos pueden presentar interés e, incluso, placer.

5Buen mentiroso

Ellos adaptan sus sentimientos en base a la lectura de la situación, no en base a lo que realmente sienten, por lo que, por lo general, se acostumbran bastante rápidamente a mentir de forma eficaz.

6Sin remordimientos

Nada de sentimiento de culpa o lamentación; el ‘buen psicópata’ puede sufrir de muchas cosas, pero de remordimientos de conciencia no. Ellos consideran que no cometen errores, por lo que no es posible pensar que hayan podido equivocarse en algo.

7Egocéntrico

La arrogancia y la prepotencia son la base angular del pensamiento de un psicópata. Ellos tienen una opinión muy elevada de sí mismos y es inconcebible para ellos el tener que ser humildes. ¿Para qué ocultar la realidad?

8Manipulador

El encanto y la confianza que desprenden de sí mismos los psicópatas suele ser muy elevado y esto acostumbran a utilizarlo a su favor para manipular a la gente y sentirse como dioses. Acostumbran a utilizar las debilidades de las personas y, por lo general, no tienen demasiados escrúpulos a la hora de perseguir sus objetivos.

9No tiene culpa de nada

Nadie es perfecto y, como es normal, ellos también se equivocan… el problema es que, cuando lo hacen, no tardan en señalar a otra persona (a la que ellos consideren más vulnerable) como la verdadera culpable de todo, intentando quedar ellos impunes de toda responsabilidad.

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estas características? ¿Podríais identificarlas en alguno de vuestros amigos o amigas? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir