En muchas ocasiones, muy temprano por la mañana, cuando tenemos que, sibilinos y cabizbajos, dirigirnos a nuestro tedioso puesto de trabajo, pensamos que nada vale la pena en esta vida. Que el único objetivo de nuestra existencia es alargar un chicle cuyo sabor ni siquiera nos gusta demasiado. ¿Qué maldita diferencia hay entre un chicle sabor menta y otro sabor eucalipto? ¿Realmente hay tanta diferencia como para venderlo como dos productos diferentes?

Pero luego, ya por la tarde y cuando pensamos que nuestra fútil e insignificante existencia no tiene salvación, ponemos la tele y, ¿quién nos da una alegría equivalente a lo que sería una descarga de desfibrilador realizada a una persona que se encuentra en parada cardiorrespiratoria? Cristina Pedroche y todo ese encanto que desprende.

La vallecana se ha convertido, a golpe de humor y buen rollo, en una de las personalidades más populares y queridas del mundo de la televisión española en la actualidad. Con su programa Zapeando (es suyo, pese a quien le pese), ha sido capaz de ganarse un hueco en nuestros corazones.

Su actividad en las redes sociales no es menos destacable y, si ya vemos sus habilidades detrás de los fogones… la cosa se pone todavía mejor (sobre todo al no ser nosotros los que tenemos que comernos sus ‘creaciones’).

Pero es que, recientemente, la buena de Cristina se ha visto envuelta en una pequeña polémica en las redes sociales después de compartir una imagen suya que, inevitablemente (partiendo de la premisa de que estamos en Internet y aquí todo tiene una relevancia capital), ha preocupado a esa inmensa masa de personas que son sus fans.

Sus cambios de look siempre han sido la comidilla de todos los salseos acontecidos en el mundo formado por ‘ceros y unos’, pero, esta vez, la cosa ha llegado, quizás, más lejos de lo que debería.

Cristina Pedroche publicó, hace muy pocos días, una fotografía en la que podía vérsele bastante más delgada de lo que nos tiene acostumbrados. Con esta instantánea, en la que podemos verla en bikini en alguna playa, la artista ha dado un buen susto a todos los que se preocupan (quizás demasiado), por ella.





Sabemos que, estos días, la vallecana se encuentra pasando unos días por algún sitio del Pacífico y nos lo ha querido mostrar con esta foto y la leyenda: “Necesitaba un sitio para desconectar y sobre todo para pensar tranquilamente… Lo he encontrado cerca del Pacífico”, publicaba junto a varios corazones.

En el posado que nos ha compartido, podemos ver que, a la Pedroche, se le marcan bastante las costillas y los pómulos, cosa que, de forma inmediata, ha supuesto su señalamiento y la expresión de ‘extrema delgadez’… pero lo mejor será que, para hacer un pequeño homenaje a los valores de Internet, la juzguéis vosotros mismos.

Aquí os dejamos la imagen en cuestión:

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta foto? ¿Creéis que está justificada la alarma social que se ha montado al respecto? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO