Tienes un día de mierda, o semana, o mes, o año… Sigues acostado en la cama sin ninguna gana de enfrentar el día, pensando que nada va a mejorar ni un poco. ¿Te suena de algo? Pues tanto si es así como si no, léete nuestros 15 consejos para convertirte poco a poco en una persona otra vez. ¡Ánimo!

1Donde hay agua, hay alegría.

Ya sabemos que beber agua es bueno: ayuda a quitar dolores de cabeza, mejora el estado del cabello, hidrata la piel… ¡Es lo mejor pa’ dentro y pa’ fuera! ¿Tienes ahora un poco de agua cerca? Pues ya sabes.

Si te cuesta acordarte de beber regularmente, puedes hacerte en una botella líneas de medidas con las horas del día, para saber por dónde debería ir.

2Deja el móvil, que se te van a quedar los ojos «cuadraos».

Un clásico de las madres del que llevamos toda la vida riéndonos y ahora, por graciosos, estamos como para vernos. La vista cansada es un problema tan real como millennial, y es que no paramos en todo el día, ya sea en el colegio, instituto, facultad, o trabajo. Intenta parar un minuto cuando puedas para estirar las piernas y volver a acostumbrar los ojos al mundo real. Verás que hasta te parecerá más bonito.

3No pasa «ná» si no estás bien.

Es imposible ser feliz las veinticuatro horas del día, y si lo fueras, darías bastante miedo.

En serio, como dijo nuestro añoradísimo y entrañable expresidente: «Somos sentimientos, y tenemos seres humanos».

Obviamente, si lo que te ocurre es que no eres capaz de estar bien nunca, por salud, te recomendamos que visites a tu médico. No te autodiagnostiques con movidas de Google, si no quieres que todo te acabe en enfermedades terminales derivadas de la edad media.

4«Equibócate».

Es normal cometer errores para aprender de ellos, y de hecho, es probablemente la mejor manera de entender las cosas más difíciles. Tienes que aprender a perdonarte a ti mismo tus fallos, y si causan daño a terceros, pedir disculpas. No se trata de que tú sufras a cambio de ellos, sino de arreglarlos, o en el peor de los casos, aprender a no repetirlos.

5Sé buena gente, sin olvidarte de ti.

Tampoco es que te estemos diciendo que te conviertas en la personificación del egoísmo y te vuelvas más agarrao que una pelea de monos, pero sí que debes valorarte a ti mismo y desarrollar tu amor propio.

Y por supuesto, no perjudicarte para complacer a nadie.

6Toma aire.

Se conocen muchos ejercicios de respiración diferentes para ayudarnos en situaciones de estrés. Pero a veces basta simplemente con parar un segundo y alejarnos de aquello que nos está molestando. No para pensar sobre ello, eso vendrá después de regalarte a ti mismo un descanso mental.

7No todo va a ser culpa tuya.

No me seas ruina. A nadie le gusta vivir en un mundo en el que no paran de ocurrir cosas malas, pero no todo va a ser tu culpa. Es cierto que te tienes que responsabilizar de tus actos, pero lo que no dependa de ti, no debe frustrarte.

8Llorar está bien.

 ¿Quién dijo que llorar no sirve de nada? A ver, depende de para qué, pero si es para que te sientas mejor, la respuesta es MUY SÍ.

Está demostrado que el llanto produce endorfinas, una hormona que te hace, literalmente, sentir bien. Además de que si somos capaces de abrirnos emocionalmente a personas en las que podemos confiar, nos quitaremos muchos pesos de encima y lo tendremos todo mucho más fácil de llevar.

9Puedes ser un poco aguafiestas.

No tienes por qué tener ganas de marcha todos los días. Igual es que tienes otras cosas que hacer, otra persona con la que quieres estar, ahorrar dinero, o simplemente necesitas tiempo para ti mismo. Tranqui, disfruta de tu día y ya quedarás cuando sea.

Eso sí, recuerda que es bueno socializar y evita aislarte. No vayas a convertirte en un ermitaño adicto a Netflix.

10Descansa bien.

¿Has probado alguna vez a escribir un diario de sueño? Te puede ayudar mucho si tienes problemas para dormir. Puedes saber qué factores hacen que duermas mejor en menos tiempo, a qué hora debes acostarte realmente…etc

Un adulto necesita de media entre 6 y 9 horas de sueño para descansar correctamente. Diez más, si la resaca es grave.

Cuida a tus seres queridos.

¿Cómo que no tienes tiempo de llamar a tu madre? O sea, todas las mañanas al levantarte de la cama te quedas 10 minutos mirando un zapato inerte con cara de tonto, y te pasas viendo memes en el baño hasta que se te duermen las piernas. No me jodas y llama a tu familia y amigos para saber cómo están. No valen las excusas, y alegrarás tanto tu día como el de ellos.

11No te creas todo lo que ves en las redes sociales.

Entras en un perfil de una chica que es preciosa, tiene 3 años menos que tú y sale en todas las fotos con su smoothie de proteínas en un Ferrari mientras viste ropa de marca y lleva un maquillaje perfecto, a pesar de estar de camino (o vuelta) del «Gym».

Y tú te ves cogiendo el metro todas las mañanas, empachá con el café que te has tenido que tomar atragantándote, porque tu ropa te aburre desde hace año y medio y ya no sabes cómo ponértela; te roba todo el tiempo en casa entre intento e intento a lo Pretty Woman.

Pues te voy a arreglar el día. Recuerda que la gente que realmente vive así es el 1%, por lo que no, no todo el que parece rico y exitoso en Instagram lo es. Hay mucho montaje y mucho poser. Que no está mal, ojo. Pero si ves que alguien te hace sentir inferior, es mejor que simplemente dejes de ver sus fotos, cuando solo sirven para atormentarte.

12Recuerda que un progreso lento sigue siendo un progreso

Quizá no te sientes lo suficientemente realizado todos los días. Pero estamos seguros de que si realmente eres consciente de todo lo que haces, te costará un poco menos. Puedes hacerte una lista de tareas con todo lo que necesitas para llevar tu jornada, por ejemplo: «Levantarse a las 7», «beber un litro de agua para antes del almuerzo»…etc.
Parecen tareas sencillas, pero al ir tachándolas, verás que el resto, lo más gordo, va cayendo solo.
Y obviamente, luego te mereces un señor premio.

13No le puedes gustar a todo el mundo.

Es una realidad. Y no importa lo amable, generoso, puro, casto y Gandhi que seas. Piensa que por ahí hay gente a la que no le gusta la serie de Friends. Para gustos, colores.

Recuerda que tú sabes cómo eres realmente, y qué tipo de personas quieres cerca de ti. Sigue siendo tú mismo, y ya verás como el resto viene solo.

14Y ya sabes.

Todo el mundo es diferente, por lo que todo el mundo es especial a su manera. Tienes que saber encontrar lo mejor de ti y explotarlo para que los demás puedan saber tan bien como tú lo increíble que eres.

¿Qué piensas de nuestros consejos? ¿Han hecho que tu día sea mejor? ¿Tienes alguno más que nos hayamos saltado? ¡Cuéntanoslo todo en los comentarios!

Si os ha gustado este artículo, recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros muy similares que son igualmente entretenidos, graciosos y perspicaces, siempre llevando nuestra humildad como bandera.

Fuente: BuzzFeed