La protagonista de nuestra historia de hoy es una adolescente británica que, por desgracia, sufrió lo que sufren muchos jóvenes cada día en muchas escuelas de todo el mundo: bullying. Unas compañeras de su clase le dieron una paliza y la humillaron… pero ella, ahora, ha decidido que, para vengarse, no había nada mejor que renacer como el ave Fénix y convertirse en una modelo.

Natasha Roberts guarda un recuerdo tremendamente negativo de su paso por el instituto. Cuando tenía tan solo 13 años, recibió una paliza brutal que la dejó ‘irreconocible’, como podréis ver en las imágenes que os dejamos más abajo.

Sus agresoras la dejaron en el suelo; tirada y ensangrentada. Una situación más propia de un grupo mafioso que de unos estudiantes de secundaria. Ella no podía ni moverse y tuvieron que venir a socorrerla.

Sufrió diversas fracturas en nariz y pómulos, además de múltiples lesiones por toda su cabeza. Sus agresoras, no contentas con ello, le arrancaron de cuajo trozos de su cabellera y le generaron unas secuelas psicológicas que le impidieron volver a su escuela en un largo periodo de tiempo.

Pero el tiempo es sanador y, si a esto le sumas una gran capacidad de autosuperación y la ayuda de los más cercanos, puedes conseguir salir adelante. Y esto es lo que le ha pasado a Natasha: posó para una sesión de fotos y descubrió que el mundo de las pasarelas es el suyo.

Jamie Lundy, el afamado fotógrafo, fue el encargado de situarla en el mapa después de ver el potencial que tenía. Le ofreció una sesión de fotos gratuita y, como es lógico, esto ayudó muchísimo a aumentar un poco la moral de la joven.

Ha sido la madre la que ha cedido una entrevista al medio británico Liverpool Echo: «Mi hija está mucho mejor ahora. Ella lo que quiere es ayudar a los demás, asegurarse de que no se den por vencidos y de que los matones no ganen esta batalla. 





Con la confianza que le dio la sesión de fotos, se maquilló y se peinó y dijo ‘nadie me va a vencer'».

clapping applause GIF

«El fotógrafo le dijo que lo normal era que costara un par de horas conseguir una buena foto, pero se sorprendió por lo bien que posaba ella y lo rápido que se dio todo», explicaba la madre.

Todo ocurrió en abril y, hasta entonces, la joven había estado sumida en un profundo pozo: «Fue horrible. Todavía tengo pesadillas sobre aquello. Estaba completamente irreconocible. No creo que esas matonas se dieran cuenta de lo que sus acciones pueden hacer a otra persona y el efecto psicológico que tiene sobre un niño. No se dan cuenta de lo que le han hecho pasar».

El fotógrafo encargado del trabajo también lo tenía muy claro: «Durante meses, Natasha estuvo comprensiblemente aterrorizada por lo que le había ocurrido. Sufrió una depresión terrible, además de una baja autoestima y ansiedad. Pero su primera sesión de fotos ha sido su venganza. Qué joven tan increíble. Tiene un gran futuro como modelo».

En lo que se refiere a la paliza, las jóvenes de 14 años que se la propinaron fueron condenadas a pagar una indemnización. Pero la verdadera justicia ha sido esta, sin ningún tipo de dudas.

standing ovation applause GIF by Boomerang Official

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta historia? ¿Creéis que es una buena forma de superar este tipo de adversidades? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: ABC, Metro.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO