Cuando se confirmó que el cómico Kevin Hart sería quien presentase la gala de los Oscars de este año hubo, como siempre, fans y detractores. Lo que ni la Academia (no la de Operación Triunfo, sino la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas) ni Kevin Hart se esperaban era que saliesen a la luz unos tuits del pasado.

Nadie escapa de Internet, cosa que ha hecho que bastantes cómicos y personajes de Hollywood hayan sido criticados y hayan tenido que pedir disculpas por actitudes, bromas o declaraciones realizadas en el pasado.

En este caso, se hicieron relevantes unos tuits homófobos que este cómico había realizado en el pasado y eso ha llevado al extremo de obligarle a renunciar a un trabajo tan prestigioso como presentar la gala de los Oscars.

En una serie de tuits que ha compartido, Hart ha pedido disculpas por sus comentarios y ha dicho que abandona el puesto de presentador porque no quiere ser una “distracción” durante esa noche.

“He decidido renunciar a los Oscars este año. No quiero ser una distracción durante una gala en la que se celebra el talento de muchos artistas. Me disculpo sinceramente con la comunidad LGBTQ por mis insensibles palabras en el pasado”.

“Siento haber ofendido y dañado a gente… Estoy evolucionando y quiero seguir haciéndolo. Mi objetivo es hacer que la gente se una, no que se separe. Mi amor y aprecio hacia la Academia, espero que podamos volver a encontrarnos de nuevo”.

Lo más sorprendente es que, antes de pedir disculpas, Kevin Hart había publicado dos vídeos donde decía que no iba a pedir perdón porque esos tuits eran de 2009 y 2010 y él ha cambiado mucho desde entonces, aparte de que ha aclarado muchas veces esa cuestión.

Pero el actor no pudo detener la avalancha y, al margen de los tuits, también se hicieron públicas algunas bromas que había hecho en anteriores monólogos en los que decía que no quería que su hijo fuese homosexual.

Aunque, sin duda, fueron unos tuits que el actor tenía en su cuenta personal los que han sido criticados por muchos diciendo que ni siquiera los borraba. Estos son algunos de ellos:

“Acabo de ver una negro comiéndose una alita de pollo de un bocado y sacarla solo con el huelo. Dios mio que gay ha sido”.

“Si mi hijo llega a casa y quiere jugar con la casa de muñecas de su hermana se la romperé en la cabeza y le diré: ¡Para! ¡Eso es gay!”.

“¿Por qué la foto de perfil de @DamienDW parece un cartel gay para el SIDA? Boom, esta noche estoy que lo peto”.

En cualquier caso, y tanto si Kevin Hart está evolucionando como persona como si no, lo que está claro es que el cómico/actor no ha querido que la noche los Oscars girase alrededor de esa polémica y ha querido retirarse a tiempo. Esperamos que corrija sus comportamientos y declaraciones y, día a día, se pueda ir comprobando que ha cambiado.

¿Crees que la gente cambia? ¿Consideras justo que tenga que renunciar a presentar la gala de los Oscars por unos tuits de hace 8 años? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis encontrar otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: new.com.au