A muchas personas les gusta sentirse atractivas, pero es una tarea difícil, ya que incluso si son capaces de conseguirlo, tienen que ser capaces de “adaptar” dicha belleza al tiempo en el que se encuentran. Y es que a veces tratamos nuestros cuerpos como otro artículo de moda más que se puede comprar, y esto es algo muy peligroso, en muchos sentidos.

Por un lado, obviamente puede provocarnos grandes problemas a nivel físico, pero es que psicológicamente también puede ser fatal: desde provocar desórdenes alimenticios, a bajadas de autoestima alarmantes, hasta casos de depresión.

Cassey Ho es una influencer y youtuber de fitness y vida sana, que en esta ocasión, se lo ha currado y ha creado un proyecto en el que ha adaptado por Photoshop la forma de su cuerpo para hacerlo “atractivo” acorde a los cánones de determinadas fechas.

Con esto, si nos fijamos un poco, podemos ver sin dificultad que, conforme avanza en el paso del tiempo hacia el presente, las fechas, al igual que con la moda, cambian más rápido, por lo que las mujeres deberían darse más prisa cada vez para realizar los cambios en sus cuerpos, ya sea con operaciones, dietas o entrenamientos específicos.

“Si tuviera el cuerpo ‘perfecto’ a través de la historia, este sería mi aspecto:”

Esta chica es una aplicada entrenadora de fitness y está decidida a crear conciencia con respecto al cuerpo y la salud entre sus seguidores. Vamos a ver las imágenes:

1Años 1400-1700

 

“El Renacimiento italiano – Tener aspecto carnoso, con un estómago redondeado, grandes caderas y un amplio pecho. Estar bien alimentada es una señal de riqueza y nivel social. Solo los pobres son delgados”.

En este momento se asociaba la forma del cuerpo, y sobre todo el peso, con la posición económica y social. Si te alimentabas bien, se entendía que no estabas delgado, y la salud era algo bastante más difícil de cuidar por aquel entonces.

2Años 20

“Apariencia de muchacho, andrógino y joven, con pechos mínimos y una figura recta. Se elige que las mujeres oculten sus curvas y se tapaban los pechos con tiras de tela”. 

Aquí ya se empezaba a condicionar la forma natural del cuerpo de la mujer, a través de vendar el pecho para hacer presión y reducir volumen en dicha zona. Obviamente, no debía ser cómodo en absoluto.

3Años 50

“Se lleva la forma de reloj de arena. Las medidas de Elizabeth Taylor eran lo ideal. La suave voluptuosidad de Marilyn Monroe era lo más sensual. Se recomienda a las mujeres engordar. En esta década se creó la Barbie y el Playboy”. 

Aquí ya se había empezado a centrar la imagen y la forma del cuerpo de toda una sociedad de mujeres, reduciéndolas a restricciones medidas por solo unas pocas mujeres. La obsesión con el físico de las famosas, actrices y modelos empieza a hacer mella.

4Principios de los 90

“DELGADEZ. Estructura ósea angular, cara de muerta de hambre y gran delgadez es lo que se ve en revistas y pasarelas”.

Aquí llega el peligro de los casos de trastornos alimenticios. Las pasarelas hicieron mucho daño con las exigencias en las tallas y el peso, y todo se vio reflejado en la sociedad, que ya llevaba años imitando todo lo que estuviese apoyado por los cánones que anuncian los medios.

5Mediados de los 90 – 2000

“Pechos grandes, estómago plano y muslos con hueco. En 2010, el aumento de pechos fue la operación de cirugía estética más realizada en EEUU”. 

Ya se empiezan a exigir formas que no son compatibles sin un tremendo esfuerzo, con carne, pero repartida en puntos muy muy concretos.

6De mediados de 2010 a 2018

“Culos grandes, caderas anchas, cinturas diminutas y labios llenos. Hay muchos implantes de culos en cirugía plástica, de hecho aumentaron en un 58%”. 

La fiebre de las Kardashian y el bombo que se les da en Instagram. Ya no es que se reduzca a la estética concreta de determinadas mujeres, sino que se cierra el círculo en torno a una familia. Es absurdo solo nombrarlo.

¿Tú has intentado encajar con algún modelo imposible de belleza? ¿Crees que el cuerpo es una nueva moda? ¿Crees que merece la pena? Cuéntanos tu opinión en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis encontrar otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).