Hay cosas que, por el simple hecho de verlas cada día, las percibimos con una absoluta indiferencia. Son pocas las veces que nos paramos a pensar en un vaso o en un cepillo de dientes. Es algo que, de alguna forma, ya tenemos ‘aburrido’. No tienen nada de especial para nosotros, los mortales.

Pero Eric Geusz tiene una forma muy diferente de ver este mismo asunto. Este artista americano afincado en San Francisco, ha cogido una serie de objetos de nuestro día a día y los ha transformado en auténticas obras de la ingeniería aeroespacial… ¡Son una locura!

1Nos ha calado en los huesos

A cualquier persona que le guste Star Wars… se le hará el culo Pepsicola con esta ilustración.

2“Mi limón, mi limonero…”

“Ilustrado en forma de nave espacial me gusta más…”.

3Bien picantoso

No sabemos si este pica dos veces, lo que sí sabemos es que te dejará por las nubes.

4Ni un pelo de tonto

Este ilustrador no se deja intimidar por ningún tipo de objeto…

5Abrelatas galáctico

No sea que, en medio de la constelación de Orión, tengas que comerte un buen atún enlatado.

6Se le va la pinza

Literalmente; se le está yendo a otra maldita galaxia. Es una putada, la verdad.

7Pela-galaxias

No hay planeta que se le resista.

8La versión 2.0 del ‘Abrelatas galáctico’

Es más llevable, aunque no te recomendamos que te la metas en el bolsillo…

9Por fin le hemos encontrado una utilidad

Ya podemos sentirnos un poco menos decadentes como especie…

10Hacer de la nada…

Un todo. La mejor nave de Star Wars con diferencia (si existiese en la ficción, claro).

11HS Enterprise

Eliminando la caspa a la velocidad de la luz.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta particular forma de entender los objetos de nuestra vida cotidiana? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).