¿Qué podía salir mal en la primera gala en que se premiaba a una mujer por ser la mejor futbolista del mundo? Pues, como bien pudimos comprobar recientemente, todo (o casi todo, claro). La verdad es que, con muchísima diferencia, esta última gala de los ‘Balones de Oro’ podría considerarse, desde ya, la gala más vergonzosa de la historia de este premio.

La ganadora de este prestigioso galardón fue la delantera noruega Ada Hegerberg, quien se hizo la pasada temporada con la Champions Legue liderando al Lyon y llegando a marcar 13 goles en tan solo 9 partidos, una auténtica barbaridad.

Ella se convirtió anoche en la primera mujer en la historia en llevarse para casa uno de estos balones dorados y, lo que debía ser una noche dedicada al empoderamiento femenino y al reconocimiento de las mujeres deportistas… se convirtió en una prueba más de que el machismo está más que presente en nuestra sociedad.

Ella subía al escenario a recoger su premio. Hegerberg rebozaba alegría y eso podía verse en cómo sostenía el lustroso balón; estaba haciendo historia y lo sabía… lástima que tuviese que estar por ahí el presentador de la gala, el francés Martin Solveig.

Este, en un momento determinado, se dirige a Ada y le pregunta, sin venir a cuento, si podía bailar, si sabía hacer twerking… ¿qué clase de pregunta era esa? ¿Se podía preguntar algo más fuera de lugar?

Este es el vídeo del momento:

Ella, claramente indignada y sin que le hiciese una pizca de gracia, respondió: “No”. Tras esta palabra, se dio la vuelta y se marchó de ahí visiblemente molesta. Bajó del escenario y los espectadores se quedaron con cara de circunstancia: ¿qué diablos acababa de ocurrir?

El presentador, después de lo ocurrido, se percató del garrafal error que había cometido y, en un intento por poner algo de remedio, pidió disculpas a la jugadora a través de sus redes sociales: “Le di explicaciones a Ada y me dijo que entendió que era una broma. Aun así pido disculpas a cualquiera que se haya sentido ofendido. Felicidades a Ada”.

Aquí lo que hay que recordar es que, por un lado Ada es la delantera del Olympique de Lyon; una futbolista que ha marcado una media de un gol por partido en las últimas cuatro temporadas que ha jugado, sumando 157 goles y 125 partidos en el equipo francés y, con este, ya ha ganado una Liga, una Copa y una Champions.

Hegerberg ha conseguido situarse en primera línea del fútbol internacional por su altísima calidad como deportista y que haya conseguido este premio, es todo un mensaje para una sociedad que, como nunca, está luchando contra el machismo.

Por eso, lo último que hace falta es que un presentador machista y pasado de rosca intervenga para tirarlo todo por el suelo.

Pero hoy nos queremos quedar con las palabras que la delantera utilizó para cerrar su discurso, en el cual animó a todas las mujeres a perseguir sus sueños: “Quiero dar un mensaje también a todas las chicas jóvenes de todo el mundo: por favor, creed en vosotras mismas”.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido toda esta polémica? ¿Pensáis que es un error garrafal por parte del presentador o que se han sobredimensionado las cosas? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño).