Tinder es una de las aplicaciones más populares del planeta, y se ha convertido en una de las principales maneras de encontrar citas. Gracias a su accesibilidad y sencillo funcionamiento, Tinder ha superado en número de descargas a grandes plataformas como Netflix y Candy Crush, conviertiéndose así en un auténtico fenómeno social. Nosotros mismos hemos escrito guías para triunfar en la plataforma, e incluso expertos han investigado el efecto que tiene en la psicología humana.

Pero no es oro todo lo que reluce, y, como todo, Tinder también tiene su lado oscuro. La plataforma facilita que se den casos como el de Julia, una dependienta de 20 años que fue víctima de acoso por culpa de un hombre y las herramientas que la plataforma le brindó para ello.

Un rechazo desde el anonimato

Como muchos sabréis, el funcionamiento de la plataforma es el siguiente: Cuando entras en la aplicación ves el nombre, edad y fotos de una persona y puedes mostrar tu interés deslizando hacia la derecha o rechazarla deslizando a la izquierda. A su vez, otras personas podrán hacer lo mismo contigo, y si el interés es recíproco, habrá “match” y tendrás la oportunidad de entablar conversación. Nadie sabrá si has rechazado o no a una persona, ya que sólo se posibilita la interacción si ambos expresáis interés y se da el “match”.

En 2016, Tinder introdujo la posibilidad de enlazar tu perfil con el de Instagram, permitiendo así el acceso a cualquiera que viera tu perfil en Tinder.

Eso abrió la puerta a hombres como con el que tuvo que lidiar Julia, que mandó varios mensajes a través de Instagram tras interpretar la falta de respuesta en Tinder de la joven como un rechazo y ofensa personal.

El acoso

Julia tuiteó lo siguiente:

“Hoy he rechazado a un hombre que me encontró fuera de Tinder aunque no hubo ‘match’ entre nosotros. Así es cómo la conversación terminó después de decirle 6 veces que no estaba interesada”

A continuación los preocupantes mensajes del hombre traducidos:

Un detalle especialmente preocupante es la frase “No tienes ninguna razón para decir que no. Estás en UNA APP DE CITAS“, que, fuera de estar técnicamente equivocada (pues él le habló por Instagram) nos muestra su concepción equivocada en cuanto a relaciones interpersonales se refiere.

Con una insistencia equiparable a empujar una pared, yayipper le da un nuevo sentido a la pregunta “¿Por qué meterte en una app de citas?

Aquí nos deja con una reflexión filosófica de alto nivel. Aún estamos intentando comprenderla.

Y ya en la traca final, nos obsequia con una frase inquietante: “Lo peor es que si nos hubiéramos conocido en persona, te habría encantado”, que invita a pensar que es una persona aparentemente encantadora y manipuladora que tiene la capacidad de ocultar su lado oscuro inicialmente.

Cómo evitar encontrarse en esa situación

En otro artículo os hemos contado de manera 100% fiable e infalible las maneras de ver las señales que ayuden a identificar a este tipo de gente. Pero en un tono más serio, siempre está bien tomar ciertas precauciones, ya que, desgraciadamente, este tipo de conductas son más comunes de lo que una persona con fe en la humanidad suele creer. Una de ellas es no vincular ningún tipo de información personal al perfil de Tinder, para que desconocidos como nuestro entrañable acosador no tengan una vía de acceso a tus perfiles privados.

Y a vosotrxs, ¿os ha ocurrido alguna vez algo parecido con algún portal de citas? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán un poco más entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).