No todos somos iguales, algunos somos más altos, otros más bajitos, pero más o menos, todos entramos dentro de los parámetros de aquello que consideramos normal, pero, de vez en cuando aparecen anomalías, seres de luz que, de una forma u otra, nos superan a todos. Estamos hablando de Messi, Mozart, Michael Phelps y otros fenómenos de la naturaleza.

Pero eso no nos ocurre a los humanos; el mundo animal también presenta singularidades que hacen que algunos sean más listos, feroces o hábiles que otros y, a continuación, veremos un animal que destaca por su enorme tamaño que resulta estar muy por encima del resto de su raza.

Esta no es otra que Knickers, una vaca que ha demostrado que no es como cualquiera, o al menos eso es lo que nos dicen sus 1.400 kilos y su altura (mide casi dos metros), características que doblan las de cualquier otra vaca normal y que rápidamente saltan a la vista.

Geoff Pearson es el ganadero del rancho Lake Preston donde vive Knickers junto a otras vacas y, según él, ella es la vaca más grande, por lo menos de Australia, cosa que está haciendo que se gane la admiración de todos.

“Knickers no solo es admirada por los medios de comunicación y humanos de todo el mundo, sino que el resto de vacas de la granja, al verla, le siguen allá donde vaya”.

Pero Geoff no es solo quien ha hecho que la vaca se haga famosa, sino que, en su momento, el ganadero fue quién decidió que, pese que no podía hacer carne con ella, la alimentaría y la cuidaría hasta el día en que muriese.

Hay que tener en cuenta que Knickers no es una vaca, sino novillo, puesto que es macho y, como la mayoría de ellos, su “función” era la de convertirse en carne para el consumo humano ya que no puede dar leche (al menos no la que solemos beber).

Pero, tal y como explicó el ganadero, la vaca no podía venderse a la industria cárnica debido a su colosal tamaño, con lo cual decidieron que viviría hasta el último de sus días en la granja.

“Es demasiado grande para las especificaciones de la cadena del matadero, sería demasiado pesado para las máquinas y probablemente estaría colgado tocando al suelo, por lo que habría problemas de contaminación, y sus cortes de carne serían demasiado grandes”.

Muchas personas se están preguntando a qué se debe su tamaño, si fue hormonado para ser tan grande o si se creó con ese objetivo, pero su cuidador dice que no hay ninguna explicación concreta más allá de que se trata de una anomía puntual.

De todos modos, algunos especialistas dicen que normalmente, los novillos se venden cuando tienen solo dos o tres años, pero Knickers ha podido crecer el máximo posible llegando a ese tamaño, cosa que lograrían otros animales si tuviesen esa misma oportunidad.

Por desgracia, este novillo no va a entrar en el Libro Guiness de los Récords Mundiales, ya que actualmente el récord de peso está en 2.267 kg y el de altura está un poco por encima de los dos metros.

En cualquier caso, a continuación os dejamos un vídeo donde se ve a Knickers compartiendo espacio y tiempo con otras vacas que, a su lado, parecen realmente pequeñas.

Vosotrxs ¿creéis que debería dejarse que los bovinos creciesen más? ¿Os ha sorprendido el tamaño de Knickers? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: lavanguardia