Estamos llegando a las navidades. Esto es sinónimo de muchísimas cosas: regalos, regalos y más regalos. Las comilonas con la familia y los compis de la empresa empiezan a hacer acto de presencia y las calles ya empiezan a estar decoradas con unas sutiles, pero agradables luces navideñas (sino preguntad en Lugo, que de eso saben un rato).

La cosa es que, ya sea en cenas copiosas o en planchas a vapor baratas de teletienda, toca gastarse un dinerito… y eso es lo que duele de verdad. Además, recientemente, hemos pasado por el ya famoso ‘Black Friday’ que, no por nada, está bien instalado en estas fechas estratégicas.

Black Friday Shopping GIF by Showtime - Find & Share on GIPHY

Lo más normal en estos tiempos que corren es que, cuando toca pagar, saquemos alguna de nuestras numerosas tarjetas de crédito sin fondos y las pasemos por el lector para, así, ser un poco más pobres. Pero no todo el mundo recurre a las nuevas tecnologías para finalizar su transacción.

Hay muchos ‘conservadores’ que, todavía al sol de hoy, quieren resolver su compra mediante el intercambio de monedas en metálico, como ya hacían nuestros tatarabuelos. El tacto de los billetes; el frío de las monedas. Son algunos elementos que todavía mantienen bajo el influjo del amor a algunos románticos.

Cash Money GIF by Felly - Find & Share on GIPHY

Pero, si optamos por pagar en efectivo, la policía nos advierte de unas cuantas cositas que os dejaremos a continuación y que os aconsejamos leer con atención. ¿Alguna vez os han colado alguna moneda de otro país como si fuese un euro? Jeje

A través de su cuenta de Twitter, la Policía advertía estos días: «Si has ido de compras y te dan el cambio… revísalo siempre y asegúrate de que se trata de euros de curso legal y no de monedas que se parecen, pero tienen un valor muy inferior».

Super Troopers Police GIF - Find & Share on GIPHY

La Policía Nacional, además, ha puesto unos cuantos ejemplos de moneas que circulan por ahí y que son tremendamente parecidas a nuestros euros… pero que no lo son. Nos indican que los 5 zlotych polacos, por ejemplo, son tremendamente parecidos a nuestras monedas de dos euros o que, la lira turca se parece muchísimo a una moneda de euro. ¿Los 20 dólares jamaicanos? Clavadita a la de un euro.



La policía también destaca otras monedas que, de igual forma, son muy utilizadas por los timadores. Los 5 rand sudafricanos son un buen ejemplo de ello, ya que se parecen muchísimo a una moneda de dos euros y, en cambio, solo valen 0,30 céntimos de euro al cambio.

Para esta lista, debemos sumar también otras monedas como los 10 pesos uruguayos (equivalentes a 0,27 euros), la moneda de un peso argentino (equivalentes a 0,023 euros), la libra egipcia (equivalentes a 0,049 euros), los 5 dirham marroquíes (equivalentes a 0,46 euros), los 500 pesos colombianos (equivalentes a 0,14 euros), los 5 pesos mexicanos (equivalentes a 0,22 euros), los 10 bahts tailandeses (equivalentes a 0,27 euros) o los 100 pesos chilenos (equivalentes a 0,13 euros), entre muchas otras…

La cuestión es que, como podéis ver, la probabilidad de que os den gato por liebre es tremendamente alta y que, a la hora de recibir el cambio, lo mejor es que echemos un vistazo a las monedas que tenemos en la mano, no sea que nos comamos un mojón.

A vosotrxs, ¿os han colado alguna vez una de estas monedas? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente interesantes (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).