Los imprevistos o las situaciones curiosas durante un directo de un telediario son algo que a todos nos gusta por esa combinación entre algo tan formal como un telenoticias con lo divertido que resulta que suceda algo inesperado.

Esto es lo que ha ocurrido recientemente en un informativo de Cuatro; concretamente, pasó este fin de semana durante una conexión en directo con un compañero que estaba en Buenos Aires.

Roberto Arce, el propio presentador, se sorprendió con el comportamiento de este reportero que tenía una forma de hablar extraña y pintoresca que hizo que la situación fuese un poco rara.

Obviamente, las redes sociales no tardaron en reaccionar y, como muchos de los espectadores pensábamos, también creían que el periodista Ángel Sastre se encontraba en un estado de embriaguez, o al menos eso se podía deducir de su forma de hablar.

El enviado especial estaba ahí para cubrir la suspensión del derbi argentino entre Boca Juniors y River Plate.

Este reportero estaba en los alrededores del estadio Monumental de Buenos Aires para explicar que el partido había sido cancelado debido a una batalla campal entre hinchas de los dos equipos argentinos por excelencia.

Ángel Sastre estaba distraído y no miraba a cámara, con lo cual Roberto Arce, presentador de los informativos de Cuatro, le llamó la atención.




“¿Qué está pasando? Estás con aficionados del River y veo que en un clima bastante más distendido que ayer”.

Como es lógico, varios hinchas rodeaban al reportero mientras no dejaban de cantar y gritar, mientras que él seguía con una actitud muy peculiar y confusa.

“Sí, sí. Estamos con aficionados de River… Hoooola, qué tal, ¿cómo estáis? La verdad es que es lo último que queda de la afición… tranquilidad. Estamos aquí con algunas hermosuras… por favor, acércate un poquito. No tenemos mucho tiempo…, mirad, mirad qué lindo”.




En ocasiones, el reportero incluso dio la espalda a la cámara, algo que, en televisión, es muy mala idea. Y, para terminar, el cierre de la conexión fue tan raro como toda la escena en sí.

 “… Vamos a esperar porque, la verdad, me encantaría poderos explicar lo que está pasando aquí pero no lo puedo hacer, o sea… Bah, ellos tampoco pueden explicarlo, ¡JA! Bueno, bueno, vamos a cortar”.

Obviamente, el propio presentador pone cara de circunstancias cuando cortan la conexión e intenta reconducir la situación como buenamente puede pese a que, seguramente, sabe que el daño ya está hecho.

Como es lógico y como decíamos antes, las redes sociales olieron sangre y llenaron Twitter de comentarios y bromas al respecto que hablaban que la batalla campal de los hinchas había sido porque no se decidían entre Ron Barceló o Jack Daniel o también haciendo referencia a la cara de Roberto Arce.

A continuación, os dejamos el vídeo para que juzguéis por vosotros mismos si el reportero había bebido o no.




A vosotrxs, ¿qué os parece el comportamiento de este reportero? ¿Creéis que, efectivamente, iba borracho? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).




Fuentes: lavanguardia