Muchos dicen que, a partir de cierta edad, la diferencia de años no importa para el amor. Pero hay casos realmente curiosos como, por ejemplo, el que veremos a continuación.

Stefani Anderson tiene solo 23 años, mientras que su pareja, Don Walper, tiene ya 68. Su pareja que actualmente ya es marido, ya que recientemente se casaron en una ceremonia íntima en Vernon (Canadá), donde celebraron su compromiso tras 4 años de relación.

Esa diferencia de edad hace que, curiosamente, la madre de Stefani, Janet, sea 10 años más joven que su yerno. Una madre que, de hecho, ya es abuela, pues hace nueve meses la pareja tuvo su primer bebé en común.

De hecho, posiblemente sea Don quien le dedique más tiempo al bebé o, por lo menos, así debería ser ya que el señor ya está jubilado de la que era su antigua profesión como constructor.

Según indican las fuentes, la pareja empezó su relación cuando ella tenía 19 años y, tal y como ellos mismos indican, la clave para el éxito de una relación tan complicada fue lo bien que se entendieron en la cama y la cantidad de tiempo que, a día de hoy, siguen pasando en ella (y, por mayor que sea él, no pierden demasiado tiempo durmiendo). De hecho, en ese sentido, el jubilado es todo un auténtico zagal.

Obviamente, la pareja ha sido muy criticada por su entorno e incluso por gente que nada tiene que ver con ellos, pero esperan que, ahora que están casados, el trato sea distinto y la gente empiece a respetar su relación.

Pese a todas las presiones sociales recibidas, tanto Stefano como Don han mantenido la confianza en sus relaciones y conservan la pasión y las ganas que tenían el día que se vieron en el bar donde ella trabajaba.





“Me sorprendió porque siempre me gustaron los hombres mayores, pero nunca estuve con nadie de la edad de Don”.

Y es que para ella, la diferencia de edad es algo que valore negativamente, sino al contrario, es un factor positivo.

Estuve con chicos de mi edad, casi diez años mayor, 15 años mayor, y Don es, por mucho, el mejor de todos”.

De hecho, Stefani tuvo claro que tendría un futuro con Don desde que lo conoció y supo que sería alguien muy importante para ella.

Nunca quise tener hijos y realmente nunca quise casarme. Pero cuando conocí a Don solo dije: “Me casaría totalmente contigo, me encantaría que fueras el padre de mi hijo”.





Puede que muchos sigáis pensando que la diferencia de edad entre ambos es exagerada, pero lo importante es que los dos tengan una relación sana con la que sientan que crecen como personas sin importar lo que digan los demás.

A vosotrxs, ¿os parecen demasiados años de diferencia? ¿Habéis salido con alguien mucho mayor? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: lavanguardia