Vivimos en una época en la que las redes sociales lo son todo. Si queremos ir a comer una bravas o a comprarnos un jersey, lo primero que haremos es recurrir a nuestro ‘influencer de cabecera’ y ver qué es lo que él haría para hacerlo nosotros también. No se trata de copiar de forma descarada… sino de inspirarse o ‘basarse sutilmente’… no seáis mal pensados.

La cosa es que Internet es el amo y señor de nuestras vidas, nos guste o no reconocerlo. En base a ello se ha estructurado la vida moderna en la que vivimos hoy en día y, cuanto antes lo aceptemos, mejor para todos nosotros.

Llegan las Navidades, lo que es sinónimo de una sola cosa: llega una nueva tanda de modas absurdas, horteras y algo atractivas que, pase lo que pase, invadirán la mayoría de fotos de todos los perfiles de Instagram y Facebook que existen, ¿o es que os queda alguna duda al respecto?

Ya nada nos sorprende (y no porque no lo intenten), pero lo que os traemos hoy, como mínimo, ha conseguido llamar nuestra atención. Se trata de una nueva moda que está apoderándose de todas las personas que disfrutan de tener una barba bien mullidita en la cara.

Se trata de una nueva moda que aúna las decoraciones navideñas más típicas con el cuidado de la barba más preciso. ¿En qué consiste? Pues en el colocarse unas pequeñas luces navideñas por las patillas, el bigote y la barbilla, como si de un arbolito se tratase. Esta puede ser una nueva forma de darle algo de ‘brillo’ a los hipsters.

Es imposible pensar en una Navidad sin un arbolito gigante en medio de la plaza de nuestro pueblo; sin luces en las calles principales de nuestra ciudad o unos tejados nevados y un olor a leña y chocolate caliente por las calles. Pero es que, desde ahora, será igual de tradicional ver a hombres barbudos con luciérnagas incrustadas en la cara. ¿No es maravillosa la Navidad?

Ya hace un par de años que estos complementos lumínicos pueden encontrarse en las tiendas de nuestras ciudades. Pero ahora sí que ha explotado esta moda y ya solo hace falta pegarse una vuelta por Instagram para ver a varias personas sumándose a la misma.

Tanto ha sido el ‘boom’ que ha dado que, en muchos comercios online, estas lucecillas ya se han agotado por completo y, como no tengamos unas ya en casa, lo más probable es que nos quedemos sin ellas hasta el año que viene.

Estas luces pueden ser de colores y parpadear, como si fuesen las propias de un arbolito de Navidad. El precio de este producto suele rondar los 15 euros y la calidad del mismo, contrariamente a lo que podríamos pensar, no está nada mal (por lo que dicen, claro).

En los anuncios de estas luces se pueden leer cosas como: «Confíe en nosotros, ni siquiera parece que las lleves ahí dentro, son muy discretas» o «Lo hemos testado en varios miembros de nuestro personal y todos está satisfechos», aseguran.

Aquí os hemos dejado algunas imágenes para que vosotros mismos decidáis si creéis que vale la pena intentarlo o no (por favor, intentadlo y mandarnos fotos, que nos queremos echar unas risas).
A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta nueva moda? ¿Creéis que lo petará o que está destinada al fracaso? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 
Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).