La Introducción de hoy será muy breve: un hombre ha subido una carta a Reddit y, la historia que nos cuenta en esta ha dejado a todo el mundo con la sangre helada. Al principio, cuando empecéis a leer, pensaréis una cosa y, probablemente, os indignaréis. Pero leedla hasta el final, porque quizás cambiéis de opinión por completo.

«Caminábamos en direcciones opuestas cerca del nuevo alojamiento para estudiantes, tú me miraste brevemente y seguiste caminando. Un par de segundos más tarde, me di la vuelta y comencé a seguirte. Noté exactamente el momento en el que te diste cuenta de que te estaba siguiendo por cómo cambiaste tu ritmo, tus hombros se tensaron y agarraste tu móvil.

Eso no me detuvo, solo seguí caminando y mantuve la distancia (unos 20 metros detrás de ti) simulando hablar por mi teléfono, pensé un par de veces en acortar la distancia y presentarme, hablar contigo, pero no lo hice; así que seguiste caminando, lanzando miradas para comprobar dónde estaba en cada momento. 

También podría decirte que, una vez que doblaste la esquina hacia el callejón sin salida al lado de la autopista, donde estaba aparcado tu coche (y el mío), que si hubieras llevado bambas, probablemente, habrías empezado a correr, pero sabiamente te mantuviste calmada porque ibas con tus botas de tacón alto.

Me detuve en mi coche, el tuyo estaba más abajo en la calle, usé mi teléfono nuevamente y te vi tomándome una foto o un vídeo cuando pasaste al lado de mi coche. No me importó. Lo entendí. 

Lo que probablemente nunca notaste fueron los otros dos muchachos, los que estaban en la otra acera, los que te señalaron y comenzaron a seguirte antes de que nos cruzásemos la primera vez, no notaste cómo te miraban o el hecho de que parecían estar drogados, o un poco borrachos, o tal vez ambas cosas.

Tampoco te diste cuenta, cuando pasaste con tu coche que estaban esperando en la esquina del callejón, que miraron tu coche y luego a mí. También te perdiste los siguientes diez minutos mientras esperaba en mi coche a que llegase la policía (a la que llamé mientras entrabas en tu vehículo), los 15 minutos de preguntas que siguieron y yo mostrándoles la foto de los dos tipos que yo les tomé mientras te estaba siguiendo.

Lamento mucho haberte asustado, pero para serte sincero, yo también me asusté mucho, no soy un héroe de ninguna manera y mi instinto me decía que me fuese corriendo de ahí, pero podría haberle pasado esto a mi esposa (ella aparca en la misma calle) o a mi hija o a mí mismo y no me lo perdonaría si algo malo hubiese ocurrido, por lo que creo que he actuado bien».

La verdad es que, una vez leída la carta, lo único que nos queda es darle muchas vueltas al asunto. La sangre se nos ha quedado helada y, aunque se puede generar un cierto debate, lo que este hombre ha hecho, sin ningún tipo de dudas, es valiente.

¿Era la mejor opción posible? La verdad es que no lo sabemos. ¿Ha sido efectiva y, hasta cierto punto, inocua? Pues también.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta carta? ¿Creéis que el hombre ha actuado bien o que se ha pasado en su intento de ayudar? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: her