First Dates siempre nos regala momentos subidos de tono, pero a menudo estos solo se producen por parte de uno de los miembros de la cita, mientras que la otra suele estar incómoda. Sin embargo, recientemente se ha producido una compatibilidad entre dos personas que parecían estar hechas la una para la otra (aunque no exactamente).

En ella, se juntaron dos jóvenes, Iria y Kike. Ambos demostraron que, a la hora de hablar de temas de cama, no sentían ningún tipo de vergüenza o pudor pese a tener cámaras grabándoles.

De hecho, ambos explicaron lo que les gustaba y, poco a poco, la conversación fue subiendo de tono hasta que, finalmente, incluso llegaron a acordar un segundo encuentro donde hablaron de la posibilidad de invitar a la pareja abierta de él para ver si surgía algo.

Obviamente, esto no fue lo único destacado de esta calenturienta velada, sino que, por ejemplo, Iria también reveló una de sus mayores locuras en lo que a “líos” se refiere.

«Lo más raro que me ha pasado en mi vida fue una vez que acabé haciendo un trío bi, con una tía y un tío, en un coche. Fue en un polígono industrial un día de diario por la noche”.

Kike no solo apostaba por tener una buena cantidad de personas en su cama, sino que también reveló tener cierta tendencia a hacer juegos “atrevidos” en ella.

Por ejemplo, habló sobre su gusto por “atarse con cuerdas”, pero eso no intimidó a Iria, que respondió: «Yo es que soy sumisa, ese tema me encanta».



Además, Kike demostró ser sincero cuando explicó que él, a veces, también tendía a la sumisión, pero solo por pura pereza.

 «Yo también tiendo a ello, pero porque soy muy vago…”

Pero Iria, de nuevo, no dejó que nada la echara para atrás:

«Yo es que soy un poco viciosa. Estoy muy salida».

Fue entonces cuando llegó el esperado momento de la decisión final y, como es lógico, en este caso nadie tenía dudas sobre lo que iba a suceder.

En ese momento, Kike le comentó a Iria, como decíamos antes, que estaba conociendo a otra chica y que, si ella quería, podían seguir conociéndose los tres como una relación abierta, algo a lo que ella respondió “ningún problema” mientras sonreía ampliamente.

Esperamos que sus siguientes citas sean tan fluidas y vayan tan bien como esta en la que, como todos hemos visto, se han entendido a la perfección y, si en cama se entienden la mitad de bien que en el restaurante de First Dates, no hay duda de que tienen un bonito futuro por delante.

¿Qué os ha parecido la conexión entre Iria y Kike? ¿Creéis que hacen buena pareja? ¿Os animaríais vosotros a una relación abierta? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: ecoteuve, as