Este año, si queremos hablar de Gran Hermano VIP 6 con propiedad, tenemos que, sí o sí, mencionar a Aurah Ruiz y su relativamente accidentado paso por la casa más famosa de toda España. Hace unos días, se generaba una pequeña gran polémica a su alrededor al salir a la luz el tremendo pastizal que cobra la extronista por cada semana que pase en el programa.

Pero es que, ahora, también ha sido una de las máximas protagonistas de GH VIP 6: Límite 48 horas. Aurah no tuvo demasiada suerte desde el principio y, ya desde el principio de la prueba semanal, se dio cuenta de que la suerte no estaba de su parte.

Eso sí: el programa nos tenía guardados una sorpresa que, para ser sinceros, resultó de lo más emotiva. Aurah, en un emotivo vídeo, repasaba la ‘curva de su vida’ y, en ella, pudimos ver que la joven no lo había tenido nada fácil.

Su repaso vital estuvo plagado de momentos bonitos, pero también de situaciones y etapas especialmente duras. Las emociones estaban a flor de piel y, como era lógico, la canaria acabó derrumbándose ante las cámaras.

El momento más duro que se vivió en el plató fue cuando Aurah, entre lágrimas, explicaba uno de los puntos más bajos de su vida: «Tuve una relación tormentosa, de llegar a las manos. Lo pasé super mal, pensaba que me moría.

Tampoco quiero hablar de eso, pero es lo que he vivido en mi vida. Sufrí maltrato en una relación y no me quiero ni acordar porque es algo que ya he superado y ahora me siento muy fuerte. Eso no se lo merece nadie».

Después de este emotivo y duro momento, la modelo pasó a narrar cómo fue su experiencia sentimental con Jesé, el exfutbolista del Real Madrid: «Después me mudé a Madrid y conocí al padre de mi hijo. Con él me mudé a París y Canarias».

«Hay muchos picos en esta relación porque a veces me sentía muy sola, la relación se tambaleaba, no estaba con la gente que quería… En Canarias me quedé embarazada y empezó a ir todo muy mal. Se metieron terceras personas, la familia de él no apoyaba la relación, infidelidades… fue todo muy malo en esa época».

Evidentemente, en medio de toda esta oscuridad, sí o sí tenía que brotar algo de luz: «En esa época nació Nyan, que nació malito. Jesé viajó entonces a Manchester, pero Nyam se quedó en el hospital desde que nació.

Me pasé allí 10 meses con el niño. Fuimos a Manchester pero el niño empeoró y nos volvimos a las 24 horas. Estuve 10 meses sin salir del hospital, sin ver la luz de sol.

Mi familia siempre estuvo ahí, pero el padre de mi hijo se fue. Después de esos 10 meses en el Hospital de la Paz, nos dieron el alta y nos volvimos a Canarias. Nos dieron el alta, pero era como si estuviera en un hospital en casa. 

El niño tiene una enfermedad crónica, aunque ha ido mejorando algo, gracias a mi familia que me ha apoyado siempre».

Y con Jesé, el principal problema que tuvo, llegó después, cuando tocó pagar lo que correspondía a su hijo: «Aparte de todo esto he tenido muchos problemas judiciales con él, como habéis podido ver porque he tenido que salir de la casa varias veces».

Y, como no, la cosa tenía que acabar con el tema estrella: «Suso es lo mejor que me ha pasado en 2018 después de que mi hijo saliera del hospital. Me ha dado todo el amor, el apoyo y la ilusión que necesitaba.

Pensaba que nunca volvería a sentir esto por nadie. Suso es lo que hace que mi curva ahora suba, y espero que siga subiendo y él siga ahí». Ahora, solo falta ver si Aurah será la próxima expulsada.

A continuación os dejamos el vídeo donde podéis verla repasando su curva de la vida:

 

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta historia de duelo y superación? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).