El tema con la libertad de expresión en nuestro país está de lo más caldeadito. Vivimos en una época en la que, por un lado, hemos avanzado muchísimo en las cosas que se pueden decir (y, en muchos casos, se deben decir), pero también es verdad que, de forma proporcional, ha crecido la frustración y la ofensa de aquellas personas que se puedan haber sentido molestas con la opinión de según quién.

Hace pocos días, vivimos en España el ya conocido como ‘Caso Dani Mateo’ o ‘Caso sonarse los mocos con la bandera de España’ y bueno… poco podemos añadir al respecto; todos sabéis la cantidad de polvo que se ha levantado con este tema.

Dani, por su parte, sostenía que el sketch se trataba de, simplemente, una performance humorística que lo único que pretendía era reflejar la situación de crispación que vive el país y de cómo un símbolo no puede estar por encima de la gente… y, por la otra parte, lo que se defendía es que, por encima de todo, estaba España y sus símbolos.

Cada quien puede estar de acuerdo con una parte o la otra. Lo que sí que resulta llamativo es que un gesto como este consiga estos niveles de crispación y, cosas muchísimo más perjudiciales (que no enumeraremos por falta de espacio), apenas sí tengan cabida en las conversaciones de nuestro día a día. ¿Deberíamos ser más selectivos a la hora de ofendernos? Otro día hablaremos de ello.

¿Sonarse los mocos con la bandera es decir ‘Viva el Rey’? Habrá que preguntar por la calle Génova.

A todo esto y en medio de este ‘torbellino de mierda’ que se había desatado, Frank Cuesta decidió dar su opinión del tema… y ya sabéis la que cae cuando eso ocurre. Él y Dani tenían visiones radicalmente diferentes del asunto. Aún así, la cosa ya se había calmado hasta que, hace unos días, Mateo dio una entrevista y se ha vuelto a liar.

El sábado pasado, el copresentador de ‘El Intermedio’ dio una entrevista en Catalunya Radio donde declaraba: «No sé si quiero vivir en un país donde no se puede hacer mi tipo de comedia. Si un juez me dice que no puedo hacer humor con la bandera quizás me marcho a Bélgica como Valtonyc».

Al día siguiente, Frank volvía a dar su opinión respecto a este asunto y era tajante (como acostumbra a serlo siempre), por otro lado: «España es una mierda, España es un mierda… ¡Me voy a ir de España! Y cuando te vayas… experimentarás y aprenderás… que en otros países sí que te tratarán ‘xenofóbicamente’. Que estarás de invitado y te lo recordarán diariamente. Que no tendrás ni una cuarta parte de la libertad de expresión».

«Que tendrás que trabajar el triple que los locales, para sacar tu empresa adelante. Que la medicina pública es una mierda comparada con la de España. Que las diferentes ideologías políticas se odian, pero respetan los símbolos de los países. Que te joderá que los extranjeros hablen mal de tu país. Que si no tienes TODOS los papeles en regla, te sacan al minuto. Que siempre serás un extranjero… aunque vivas 20 años en ese país».

Viendo la que había armado, decidió echar un ‘pelín’ más de leña al fuego: «De todas formas, seguid diciendo que España es una mierda… que así demostráis que no os merecéis el increíble y maravilloso país en el que vivís y por supuesto… que no tenéis huevos para ir a buscaros la vida a otro país».

«Y sí… yo vivo fuera de España… y en su momento, los políticos me dejaron tirado, la Casa Real me dejó tirado… pero es que, para mí, España son todos los españoles… no los que dicen que mandan. España es su cultura, sus gentes, su comida, sus paisajes, su música, su folclore… su historia (la buena y la mala). VIVA ESPAÑA».

¿Qué pasó entonces? Que muchos usuarios de Twitter denunciaron el tweet en cuestión y Twitter decidió eliminar el mensaje… para luego suspender la cuenta del presentador, caldeando más aún los ánimos.

Antes de la eliminación de la cuenta, Cuesta solo pudo añadir: «O sea… que me eliminan el tuit por reporte de hate speech y me dan un aviso. Nada, está claro que la libertad de expresión va solo de un lado. Joder, qué bien organizados andan los trolls».

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido todo este ‘percal’? ¿Creéis que estamos a punto de llegar a una especie de ‘Guerra Civil Cibernética’? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: 20 Minutos, El Mundo.