Como ya bien sabréis, la Policía Nacional destaca por su gran actividad en las redes sociales, donde ha sabido encontrarse un hueco bastante bueno gracias, en parte, a su (o sus) genial community manager. Han sabido llegar a la gente que utiliza las redes sociales de una forma divertida, pero también didáctica y útil. Esto es algo que no es nada fácil, sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de un organismo estatal de seguridad ciudadana.

La Policía acostumbra a utilizar este canal para, sobre todo, concienciar a las personas sobre diversas cosas que han de tener en cuenta para minimizar riesgos en diversos aspectos de su vida, ya sea el tráfico, el bullying o los carteristas en el metro. Pero es que su última advertencia es la que nos ha dejado completamente descolocados.

La Policía Nacional ha mandado un mensaje a través de sus redes sociales en el que advertía de que tuviésemos cuidado con una cosa de la que nunca habríamos sospechado: de las personas que pican a nuestra puerta ofreciendo algún tipo de producto o servicio concreto.

Muchos podréis pensar que esto es algo tremendamente obvio: si alguien me pica la puerta y, desde la mirilla, vemos que lleva un par de pistolas o una espada enfundada en la espalda, pues ya no le abriremos. Pero la policía hoy nos da unos datos inesperados sobre un colectivo del que nunca antes habríamos sospechado.

Si alguien se presenta en la puerta de nuestra casa, pica con sus nudillos la fría madera y, con voz alegre y entusiasta pronuncia la frase “Vengo a hacerle una oferta de luz y gas…”, debemos llamar a la Policía sin dudarlo. Sino, va a abusar de tu familia, y a ti te va a dar por el rascayú.

Y es que se ve que esa práctica, tan extendida y utilizada a lo largo y ancho del panorama español en las últimas décadas, ahora, de la noche a la mañana (en realidad después de un BOE del pasado mes de octubre), es ILEGAL.

“Vengo a hacerle una oferta de luz y gas…”



Pero, por lo que se ve, hay personas que han seguido picando a las puertas de nuestras casas bajo esta excusa y la Policía se ha hecho eco de ello, por lo que ha considerado que era necesario advertirnos a todos de una vez por todas del peligro real que esto suponía.

Según los cuerpos de seguridad, si alguien pica a nuestra puerta con este pretexto, podría estar ocultando algo y teniendo unas intenciones muy alejadas de la bondad que le podríamos presuponer en un primer momento. Deberíamos llamar en ese instante al 091.

En efecto, desde el pasado 5 de octubre la ley empezó a actuar y a impedir que las empresas oferten este tipo de servicios ‘puerta a puerta’. Esta actividad ha pasado a ser considerada como una infracción grave y sus sanciones pueden llegar a multas de hasta 6.000 euros… Lo que no es poco, por lo que deberíais ir con cuidado.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta noticia? ¿Os ha pasado alguna vez algo parecido? ¿OS han picado la puerta con esta excusa últimamente? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).