“Después de muchos, muchos años, hoy di clase en la Universidad por última vez. Me cansé de pelear contra los celulares, contra WhatsApp y Facebook. Me ganaron. Me rindo. Tiro la toalla”. Así empezaba la carta de un profesor uruguayo que anunciaba el principio del final de su trayectoria como académico.

Leonardo Haberkorn ha renunciado a su puesto como profesor universitario en Montevideo por unos motivos que han dado la vuelta al mundo. Ha anunciado su decisión con una misiva que dirigía a sus alumnos y que ha hecho reflexionar a todo el panorama educativo mundial.

«Me cansé de pelear contra los celulares, contra WhatsApp y Facebook. Me ganaron. Me rindo. Tiro la toalla”

Animated Mobile Phone GIF - Find & Share on GIPHY

“Me cansé… me rindo”, afirmaba derrotado. “Estar hablando de asuntos que a mí me apasionan ante muchachos que no pueden despegar la vista de un teléfono que no cesa de recibir selfies”.

“Esta semana en clase salió el tema de Venezuela. Solo una estudiante entre veinte pudo decir lo básico del conflicto, lo muy básico. El resto no tenía ni la más mínima idea”, asegura Haberkorn con tristeza.

La cosa iba a más y más: «¿Saben quién es Vargas Llosa? ‘¡Sí! ¿Alguno leyó alguno de sus libros? No, ninguno. Lamento que los jóvenes no pueden dejar el celular, ni aún en clase. Conectar a alguien tan desinformado con el periodismo es complicado».

“Les pregunté: ¿qué es lo que pasa en Siria? Silencio. ¿Qué partido es más liberal o está más a la ‘izquierda’ en Estados Unidos, los demócratas o los republicanos? Silencio”, explica en la dura carta.

«Lamento que los jóvenes no pueden dejar el celular, ni aún en clase»

El relato continuaba buscando hacer reflexionar al sistema educativo de todo el mundo:





“Ves que a estos muchachos que siguen teniendo la inteligencia, la simpatía y la calidez de siempre les estafaron, que la culpa no es solo de ellos. Que la incultura, el desinterés y la ajenidad no les nacieron solos.

Les fueron matando la curiosidad y con cada maestra que dejó de corregirles las faltas de ortografía, les enseñaron que todo da más o menos lo mismo”.

 

Está cansado de formar parte de lo que considera un ‘circo’: “No quiero ser parte de ese círculo perverso”, ya que “nunca fui así ni lo seré”. “Lo que hago, siempre me gustó hacerlo bien, lo mejor posible. Y no soporto el desinterés ante cada pregunta que hago y se contesta con el silencio. Silencio. Ellos querían que terminara la clase. Yo también”.

La verdad es que este texto ha sido un mazazo para todo el colectivo de educadores y estudiantes. La dureza de las palabras del profesor es tan grande como las verdades que suelta en cada una de las líneas de la carta.

“no quiero ser parte de ese círculo perverso”

Los diarios se han hecho eco de esta noticia y quedará por ver si, al menos en un tiempo, todo esto sirve para hacer reflexionar al mundo de la educación. El sistema educativo no ha sabido adaptarse a la utilización de las nuevas tecnologías y cómo los jóvenes interactúan con estas.





Phone Smash GIF by sheepfilms - Find & Share on GIPHY

En cualquier caso, solo nos cabe esperar que, después de recibir esta ‘bomba reflexiva’, las cosas empiecen a cambiar, ni que sea un poco.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta reflexión? ¿Estáis de acuerdo con sus palabras o creéis que se ha pasado unos cuantos pueblos? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis encontrar otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: La Vanguardia, Las Provincias.