A menudo no nos enteramos de los cambios en la legislación y, como muchos sabéis, el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento, con lo cual está bien informarse de estas modificaciones, sobre todo si afectan a la conducción, algo que muchos de nosotros realizamos a diario.

El año que viene hay previstos ciertos cambios de los que creemos que es importante estar informado y uno de los más relevantes afecta a la velocidad máxima en carreteras.

La DGT (Dirección General de Tráfico) pretende bajarla de 100 km/h a 90 km/h en muchos tramos de vías secundarias y quiere hacerlo para que entre en vigor el 2 de enero de 2019.

La fecha en la que se hace efectivo no es definitiva y todo depende de la rapidez de la burocracia, pero hay otros cambios legislativos que pueden hacer que se retrase un poco. A continuación te explicamos cuáles son estas modificaciones.

1Límite de velocidad

Como decíamos, la DGT quiere reducir el límite de velocidad en las carreteras convencionales donde, de hecho, se producen el 75% de los accidentes mortales. De esa forma, quedará en 90 km/h para los coches y las motos, y en 80 km/h para autobuses, furgonetas y camiones.

Actualmente, el genérico está en los 100 km/h, pero a partir de enero solo habrá una excepción: cuando exista separación física de los dos sentidos de la circulación sí podrá fijarse un límite de 100 km/h para coches y motocicletas.

2Sanciones más severas

La Dirección General de Tráfico también ha realizado un anteproyecto de ley para modificar el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. Con ello, cuando lo apruebe el Parlamento, se pretende castigar más los excesos de velocidad producidos en carreteras secundarias que, como decíamos, estarán limitadas a 90 km/h.

Por ejemplo, si circulamos a 111 km/h o más, nos supondrá un castigo de dos puntos menos en el carné y una multa de 300 euros (actualmente, este tipo de sanciones se aplican igual pero a partir de los 121 km/h).

3Utilizar el móvil

Este es un tema importante, ya que a día de hoy se producen muchos accidentes debido al uso del móvil en la mano, con lo cual, parece lógico que hagan que las sanciones sean más estrictas.

A partir de la aplicación de los cambios, conducir con el móvil en la mano supondrá perder seis puntos (en vez de los tres actuales) y será un tipo de comportamiento equiparable y que será tratado igual al hecho de conducir de forma temeraria, superar por más del 50% el límite de velocidad o llevar inhibidores de radar.

4La seguridad y la gestión de sus elementos

Como estáis viendo, la DGT pretende incrementar la detracción de puntos en distintos casos, y uno de ellos es la gestión de los diferentes elementos de seguridad obligatorios de los que disponemos.

Por ejemplo: no llevar puesto el cinturón de seguridad, el casco o el sistema de retención infantil, pasarán a suponer cuatro puntos menos en el carnet cuando antes eran solo tres.

5Recuperación de puntos

Pero Tráfico no solo quiere castigar más severamente a los conductores que no tengan el comportamiento requerido, sino que, por otro lado, quiere potenciar que corrijan su conducta haciendo que, mediante un curso de recuperación parcial, se sumen ocho puntos al carnet en vez de los seis actuales.

A vosotrxs, ¿qué os parecen estos cambios? ¿Creéis que son positivos? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis encontrar otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño y ternura). 

Fuentes: motor.elpais