Si tiramos del refranero y de la sabiduría popular, sabemos que por cada año que vivimos nosotros, para el perro es como si pasaran siete años. Y es que si hemos aprendido algo de la sabiduría popular, es que es verdad. Pero el tema es que, a pesar de que sea verdad, la sabiduría popular es viejuna. Y eso claro, pues la información se nos queda algo obsoleta.

Los perros, que son el mejor amigo del hombre según dicen, tienen este sistema de envejecimiento. Y tiene sentido, porque son una especie de animales diferente y eso trae pues características únicas. Nosotros tenemos pulgares y ellos tienen cola. Es solo un ejemplo, tenemos muchas otras diferencias.

Los perros tienen un ciclo de vida más corto que el de los humanos, por eso es imposible no verles envejecer. No es algo que deba ponernos tristes, ya que lo que debemos valorar es la calidad de vida que han tenido, tienen y tendrán.

Que un perro comience a envejecer o esté ya mayor, no significa que su calidad de vida sea peor, sino que sencillamente hay que adaptarse a nuevos hábitos. Vamos a repasar cuáles son los principales síntomas de envejecimiento en perros y cómo debemos interpretarlos.

Los perros envejecen a mayor rapidez en función de su tamaño, aunque parezca extraño así es. Los perros de tamaño pequeño tienen una esperanza de vida de unos quince años de media, mientras que los perros de tamaño grande tienen una esperanza de vida de unos diez o doce años.

Obviamente cuanto mejor haya sido su calidad de vida, más años podrá vivir. Son numerosos los casos de perros que viven muchos más años de los indicados, debido principalmente a una buena calidad de vida. Los perros tienen las mismas fases que los humanos a lo largo de su vida. Es decir: cachorros, perros jóvenes, adultos y luego ya mayores.

Pero lo que una vez habíamos pensado que era cierto, resulta que no lo es tanto. Y lo de que los perros envejecen siete años cada vez que pasa uno para nosotros no es exactamente como nos pensábamos. Hay unas diferencias pequeñas pero notables que nos muestra la tabla siguiente:

Como puede verse, el cambio de edad va cambiando dependiendo de muchos factores, como la raza, la especie, el metabolismo y el tamaño del animal. Además, no es un ratio de 1:7 sino que varía con el tamaño y con las edades. Es todo muy diferente y más complejo de lo que en verdad se decía que era.

Aquí os dejamos una selección de perros y cómo se nota el paso del tiempo:

1Corvette – 2 años y 11 años

2Bruce. 1 año y 10 años

3Mack. 1 año y 7 años

4Fred. 2 años y 10 años

5Cooper. 3 años y 10 años

 

¿Qué os ha parecido? ¿Tenéis perro? ¿Habéis tenido alguno que sea mayor? Decidnos algo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: genialgurufacilisimo