El acoso escolar es uno de los grandes problemas que tenemos hoy en día. Esta lacra daña y perjudica a todos, tanto al acosado como al acosador. Los estudios demuestran que 1 de cada 3 niños en España experimenta acoso escolar. Es un problema desgarrador que no siempre recibe suficiente atención de las administraciones escolares y los padres a menudo tienen que lidiar con estos problemas por su cuenta.

Eso es precisamente lo que le ha pasado en Houston, Texas (EEUU), a un padre de tres hijos llamado Aubrey Fontenot. Su hijo de 8 años, Jordan, reveló que estaba siendo acosado. La escuela no había ayudado al niño, pero afortunadamente el padre de Jordan sabía exactamente qué hacer.

En lugar de enfrentarse enfadado al acosador, Tamarion, Aubrey decidió pasar un tiempo con él y hablar cara a cara. El padre, preocupado, logró comunicarse con el niño y, después de una conversación sincera, Aubrey descubrió que Tamarion había sufrido acoso también por tener la ropa sucia, tras haberse quedado sin hogar.

Aunque hay que tener claro que el bullying es intolerable, Aubrey se dio cuenta rápidamente de que el joven necesitaba ayuda. Le compró a Tamarion algo de ropa nueva y más tarde lo sentó con su hijo para conversar sobre el acoso escolar. Poco después, los dos niños jugaban juntos a videojuegos.

Aubrey publicó la historia en Twitter y rápidamente se volvió viral como un ejemplo de cómo un poco de compasión puede hacer mucho más de lo que parece. Y mucho, muchísimo más de lo que una bronca hubiese conseguido.

Además, el padre creó una campaña Go-Fund-Me para Tamarion y en 4 días se recaudaron 24.210 dólares para la familia del niño. Aubrey no solo logró evitar que su hijo fuera acosado, sino que también ayudó a cambiar la vida de su hijo. Historia inspiradora como pocas. Un verdadero ejemplo de padre coraje.

Este tipo de historias siempre nos recuerdan una verdad que poco se hace realidad: que a veces, es mejor algo de compasión. Las situaciones de acoso escolar no son nada fáciles. Y solucionarlas es aún más difícil. Como se ha podido ver en esta historia, entender qué ocurre detrás del escenario es muy importante.

Uno no suele acosar por acosar. Normalmente, hay una razón de peso, un trauma detrás de ello que nos mueve a hacer actos de acoso. La crueldad de los otros deja huella y transmitimos esa crueldad a unos terceros. Aubrey nos demuestra que si tan solo escuchamos, se pueden curar unas heridas que, en circunstancias ordinarias, solo hubiesen empeorado.

El padre compartió la historia por redes sociales, en las que también adjuntó varias fotos del momento. Aquí podemos ver el momento en el que Tamarion y Jordan se sentaron para poder hablar y solucionar sus diferencias.

Esto provocó una multitud de comentarios positivos desde las redes. Muchos otros padres y otras personas pudieron expresar la gratitud y los ánimos a Aubrey tras su valentía y su compromiso.

Este padre está literalmente ayudando al acosador de su hijo. Mucho respeto por este hombre, dad siempre amor y positivismo, nunca sabes por lo que está pasando alguien“.

¡Que Dios te bendiga! Es por esta razón que los niños, especialmente los de minorías siempre se les etiqueta como si tuvieran problemas mentales, cuando en realidad no es su comportamiento sino el ambiente al que están expuestos que les hace hacer lo que hacen“.

Has hecho lo correcto. Como madre, no sé si tendría la capacidad de ser amable con los acosadores de mis hijos. Bendiciones para ti, para tu familia y para la familia de este joven. Te envío desde aquí amor y apoyo financiero“.

morgan freeman applause GIF by The Academy Awards

¿Qué os ha parecido? ¿Os ha parecido un gesto bonito? ¿Haríais lo mismo si os encontraseis con el acosador de vuestros hijos? Decidnos algo en los comentarios. 



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, la verdad)

Fuentes: BoredPanda