Aquí os traemos una de las mayores propuestas visuales que hemos visto últimamente. Se trata de un proyecto que busca mostrarnos cómo son los esqueletos de algunos de los animales más exóticos y extraños del mundo. ¿Nunca os habéis preguntado cómo es el esqueleto de un camaleón o de una pitón real? Gracias a estas radiografías, ahora podemos verlo de la forma más gráfica posible (y, la verdad, es fascinante).

1Camaleón (no es el de ‘Enredados’, por cierto)

Estos bichos son capaces de ocultarse de todo… menos de una buena máquina de rayos X. De eso no hay quien se libre.

2Patas de flamenco

Esas patas tan largas y estilizadas no tienen trampa ni cartón: he aquí la prueba.

3Pitón real

Y eso que la hemos pillado con el estómago vacío…

4Cola de castor

Por lo que vemos, la genética no solo les ha dotado de una buena capacidad de crear presas, sino también de una buena ‘cola’.

5Erizo

Al final, lo más duro de su cuerpo no serán las púas de su espalda…

6Tucán

Mucho pico y poco esqueleto…

7Gecko de cola gruesa

Lo sorprendente de esto es que la cola es casi tan grande como el resto del cuerpo.

8Búho aullador

Todo es demasiado raro en este animal como para comentarlo.

9Zorro volador de Isla Rodrigues

Yo solo digo que, como me aparezca un bicho así por la noche… ya puedo llevar un recambio de pantalones encima.

10Anguila lobo

Lo mismo que en el caso anterior, pero nadando por el mar. Terror puro.

11Armadillo de tres bandas

Es una armadura bastante más compleja que algunas de las que podemos encontrar en los museos.



12Mangosta enana

Un tamaño pequeño; una complejidad brutal.

13Tortuga

Aquí la expresión de ‘es todo fachada’… pues sí que tiene sentido.

14Garra de tigre

Esto explicaría muchísimas cosas de ‘Wolverine’, la verdad.

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estas imágenes? ¿Os los imaginabais así por dentro? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente. La Guía del Varón