Las Navidades son unas de las épocas más bonitas del año. Se trata del momento en el que, por lo general, todas las familias se unen (amén del pobre Batman) para celebrar el mayor regalo de todos: el amor. Pero no el amor de una forma como la que entiende Álex Ubago, sino el amor de verdad, el que no es idealizado, el que se forma a base de calor y cariño.

En estas épocas del año en las que empezamos a entrar en otoño, los pequeños atisbos del frío invernal ya empiezan a dar sus primeras señales de vida y esto, como casi todo en la vida, nos hace pensar… y nos pone impacientes.

Blackish Christmas GIF by HULU - Find & Share on GIPHY

Queremos YA las Navidades y no podemos evitar darle vueltas a cómo será la cena que haremos con nuestra familia o cómo serán los regalos que nos dejarán Papá Noel o los Reyes Magos. ¿El problema? Que todavía tenemos que esperar unos cuantos meses.

Pero es que hoy os venimos a hablar de esas personas que, impacientes, empiezan a decorar ya sus domicilios con toda la parafernalia propia de las Navidades: arbolito, guirnaldas y bambalinas; el pack completo.

¿Es malo esto? Según un estudio realizado recientemente, las personas que deciden decorar tan pronto su casa no están como un cencerro (cosa que, comprensiblemente, podríamos pensar) y, de hecho, podrían ser bastante más felices que tú (sí, tú).

Un estudio publicado en The Journal of Environmental Psychology descubrió que si tu vecino pone el muñeco de nieve de plástico en su patio en pleno mes de octubre… este está siendo mucho más feliz en su día a día de lo que tú lo serás nunca.

La base de todo esto es que el llamado ‘espíritu navideño’ reduce, de forma bastante significativa, los niveles de ansiedad, estrés y negatividad de nuestro día a día. Cambiar nuestro entorno a algo que propicie la positividad, ya que esta es contagiosa.

La clave de todo esto es que el espíritu navideño nos permite propiciar una serie de valores que, para dárnosla de científicos, os los enumeraremos a continuación:

Amabilidad

Christmas Tree GIF - Find & Share on GIPHY

El sentimiento navideño suele propiciar en nuestro interior la proliferación de la amabilidad y las ganas de abrazar a quien tengamos al lado. ¿No es cierto que esto no suele pasar en otros momentos del año?

Perdonamos con más facilidad

Jim Carrey Christmas GIF - Find & Share on GIPHY

La indulgencia es una virtud que, en épocas navideñas, se incrementa de forma bastante notable. ¿Qué más dan los errores? Estamos dispuestos a perdonarlos con mayor facilidad si tenemos a un Papá Noel colgando de nuestra ventana.

Más solidaridad

Will Ferrell Christmas GIF - Find & Share on GIPHY

En esos momentos del año, tendemos a mirar menos nuestro ombligo y a fijarnos más en los problemas de los otros. Y no solo eso, sino que también intentamos aportar algo para solucionarlos.

Más ganas de ver a la familia

Decorate Christmas Tree GIF - Find & Share on GIPHY

Decorar nuestra casa con todos los elementos brillantes y rojos propios de estas fiestas despierta, de forma casi inmediata, unas ganas irrefrenables de compartir tiempo con los nuestros.

Lo normal es pensar que, cuando alguien empieza a decorar su casa de forma tan precoz, lo que está haciendo es un acto de nostalgia que, más que alegría, denota tristeza. Pero, como bien ha podido comprobar este estudio, esto no es cierto en absoluto. La navidad (y su previsión), nos supone una gran sensación de positivismo y dicha.

Eso sí: los malditos villancicos son el demonio y, el mismo estudio, demuestra que escucharlos de forma habitual, hace que nos den ganas de quemar toda la casa, con Papá Noel dentro a poder ser.

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estos datos? ¿Sois de esos que decoráis con mucha antelación vuestra casa? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos.