Cuando estás con la persona que te gusta, es fácil estar nervioso. Dentro de ti hay una sensación potente que te recorre el cuerpo. Tu corazón se acelera y tu sangre corre. ¿Qué es eso que sientes? ¿Lo notas, verdad? Dentro de ti, como mariposas en el estómago. Tus emociones te superan, tu mente se desata y solo hay una cosa que eres capaz de hacer. PROOOOORRTTTTT.

¡Oh, no! Un pedo rompe el silencio romántico. Una nube tóxica de olor pestilente inunda la sala. Las plantas se marchitan y los perros huyen despavoridos. Sus narices sensibles no pueden aguantar el insoportable hedor. Hace tiempo ya que la persona que te gusta ha escapado. ¿Qué esperabas? Te has petado delante suyo.

Seguro que alguna vez os habéis visto en esta situación. A todos nos ha pasado, pero… ¿y si os dijera que ahora hay un remedio para evitar estas situaciones? Ah,sí. Se puede solucionar. Pensaréis que es magia, pero es ciencia: una empresa británica ha inventado un pantalón que es capaz de absorber el olor de las flatulencias.

Los pedos siempre nos han hecho gracia. Ya nos lo decía Quevedo con sus rimas: “El pedo es como la nube que va volando/ y por donde pasa va fumigando/ el pedo es vida, el pedo es muerte,/ y tiene algo que nos divierte”. Quevedo era lo más, en serio. Ya os explicaré algún día algunas anécdotas suyas. Que era un cabrón, pero un genio.

El caso es que nuestros queridos amigos los pedos son una cosa muy natural. Tan natural que salen de nuestros desechos. Y aquí podemos encontrar gases como oxígeno, nitrógeno, dióxido de carbono, hidrógeno y metano. Sin embargo, en el intestino se producen también una serie de derivados del azufre, como sulfuro de hidrógeno, metil mercaptano o dimetil disulfuro, que son altamente fétidos.

Con vistas a evitar situaciones sociales incómodas, sobre todo para disfrute de personas que padecen de flatulencia, la compañía británica Shreddies ha creado una línea de prendas de ropa interior y de pantalones capaces de contener el molesto aroma de los pedos. El secreto está en un tejido de carbono activado situado entre capas de tejido convencional.

“Las prendas filtradoras de flatulencia de Shreddies disponen de un panel de carbono activado que absorbe todos los olores de las flatulencias”, asegura la compañía en su página web. “Gracias a su naturaleza altamente porosa, los vapores de los olores se quedan atrapados y neutralizados por la ropa, que se reactiva sencillamente lavando la prenda”. Ah, la ciencia. Qué lejos que es capaz de llegar.

El objetivo de estas prendas es fundamentalmente “aumentar la protección y dar más libertad al entrar en situaciones sociales”, puesto que el aroma de las ventosidades queda enmascarado gracias al entramado de los tejidos.

“Son fantásticos deteniendo el olor de los pedos. Los probé varias veces en casa, alrededor de la familia, y nadie reaccionó”, escribió un usuario de Amazon hablando sobre este producto. “Quiero expresarles mi gratitud. Gracias a este producto puedo ir a restaurantes, cines y fiestas sin miedo”, escribió otro usuario, según muestra la compañía.

Me encantan este tipo de comentarios. ¿No os da la impresión de que son las típicas cosas que se dicen en los anuncios de la teletienda? ¿En serio los probaste en casa y quedaste encantado? Oh, y lo de “me fui al restaurante y ahora puedo estar tranquilo porque puedo petarme” no tiene precio. De verdad os lo digo.

La eficacia de las prendas fue defendida en la 86ª convocatoria de la “Textile Institute World Conference”, donde investigadores de la Universidad de De Montfort (Reino Unido) aseguraron que el tejido es capaz de “eliminar el sulfuro de hidrógeno y el metil mercaptano con tanta eficacia que puede filtrar olores 200 veces más fuertes que la emisión media de una flatulencia”. Además, estas prendas funcionan durante dos a tres años si se usan correctamente.

Así que ya sabéis, si estáis buscando un pantalón anti flatulencias, ya lo podéis hacer. Eso sí, os costará un buen pellizco: 112€ por pantalón, que se dice pronto. Pero ojo, que funcionan y hay gente que está encantada.

¿Qué os ha parecido? ¿Vosotros también tenéis problemas flatulentos? Decidnos algo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, la verdad).

 

Fuentes: ABC