Las nuevas tecnologías han cambiado por completo la forma en la que entendemos el mundo. Antes, si queríamos conseguir el amor, tenías que hacer cosas tan primitivas como salir a la calle o socializar. Ahora, en cambio, podemos bajarnos Tinder y, con solo apretar un botón, tendremos acceso a todo un repertorio de posibles parejas sentimentales que, ni en sueños, hubiésemos podido imaginar años atrás.

Lo mismo pasa, por ejemplo, con la comida. Ahora, si queremos unos aguacates bien fresquitos y maduros, tenemos una gran cantidad de aplicaciones móviles que nos permiten pedirlos y que nos los traigan a domicilio…¡sin tener que hacer nada! (aparte de pagar, claro).

Valentine'S Day Love GIF by galamotshaku - Find & Share on GIPHY

Y, con el tema de los transportes, ha pasado exactamente lo mismo. Uber o Cabify son aplicaciones que han llegado, en principio, para quedarse. Las polémicas que han surgido con estas empresas y el taxi convencional son muchas, pero lo cierto es que resisten y todo apunta a que ese es el modelo de negocio del futuro (con sus reajustes, claro).

¿Todo es bonito con estas nuevas aplicaciones? Como podréis ver con la historia que os traemos a continuación, la respuesta es no. Todo tiene su lado oscuro y, como bien comprenderéis, es imposible que, por muy bien que funcione la aplicación a nivel técnico, cuando entran en juego las personas, la cosa cambia por completo.

Todo empezó cuando una mujer, usuaria de esta aplicación, pidió a través de Uber un transporte en el distrito peruano de Miraflores. Se trata de una zona muy tranquila por lo que, en principio, no debía haber ningún problema… pero la cosa acabó en una pelea entre el conductor y la violenta pasajera que ha hecho que hasta la propia compañía se pronuncie al respecto del altercado.

Según han informado los medios de comunicación peruanos, la pelea comenzó cuando la clienta le dijo al conductor una dirección diferente a la que había estipulado previamente en la aplicación.

En ese momento, el conductor le dijo que no era posible realizar el cambio de destino y que, por lo tanto, tenía que declinar el servicio… Esto hizo que los nervios de la mujer saltasen por los aires. Ante esta situación, el hombre le pidió que, por favor, se bajase del vehículo.

Como bien podréis ver en el vídeo, la situación se alarga así durante un incómodo y tenso rato, el cual acaba de la peor forma posible: la mujer, presa de la violencia, le propina varios golpes al conductor, quien le afirma que está grabando todo y que irá directo a comisaría a poner una denuncia.

Mientras esta lo agrede, puede escucharse como le grita “¡Te voy a enseñar quién soy!“, como si estuviese en medio de una pelea de discoteca. Al final, el otro hombre que estaba de acompañante consiguió sacar a la mujer del vehículo y cada uno tomó su camino.

Después de lo ocurrido, el hombre fue a una comisaría a denunciar los hechos. Esto ha provocado que Uber se manifieste respecto a este incidente y ha afirmado que rechaza “cualquier situación de violencia” hacia conductores o usuarios, e hizo una petición de mantener el respeto mutuo y que no se vuelva a repetir algo así.

También se ha confirmado que la cuenta de la joven involucrada ha sido completamente desactivada y no podrá volver a acceder a este servicio.

Aquí os dejamos el vídeo del momento:

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta situación? ¿Creéis que el conductor ha estado a la altura de las circunstancias o que tendría que haber actuado de forma diferente? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).