Cuando afirmamos que el dinero no lo compra todo siempre aparece alguien para poner esa afirmación en duda. Gente que dice que todo tiene un precio, pero solo hace falta estar atentos para ver que, a diario, hay ejemplos que demuestran lo contrario y, a continuación, veremos uno de ellos.

El vídeo que os mostraremos más adelante se ha hecho realmente viral en China y, en él, aparece una joven rechazando a un pretendiente que quiso conquistarla a base de talonario y (haciendo un pequeño spoiler) os diremos que no termina demasiado bien para él.

Un rico pretendiente decidió pedirle la mano en público y como, seguramente, le faltaba valor, decidió acompañar su petición con un Lamborghini de lujo.

Como podréis comprobar en el vídeo que os mostramos a continuación, las imágenes muestran un hombre entregándole a una chica un enorme ramo de flores y pidiéndole que se case con él. Y, en ese mismo instante, la mujer se ve dudosa hasta que, finalmente, rechaza la oferta del aspirante a Casanova.

Entonces el hombre, claramente frustrado, señala con la mano al vehículo y decide que no quiere dar por zanjado el tema, no solo eso, sino que le recrimina a la chica la compra del coche que él ha realizado por su propia cuenta:

“Te compré tu deportivo favorito”.

Pero, como es lógico, ese argumento no tuvo ningún efecto sobre la mujer que, de nuevo, volvió a rechazarlo con educación diciéndole que eso no era algo que ella quería.

“Lo siento, no quiero. Lo siento mucho”.

Pero el señor no quería aceptar un “no” por respuesta y seguía insistiendo, pero no en que se casara con él, sino en el hecho de que debía hacerlo por el dinero.

“¡Tengo dinero! Puedo comprar tantos autos de estos como quieras”.

Pero la joven demostró que no era alguien materialista y, finalmente, se largó con su amiga no sin antes espetarle al hombre un último “zasca” de despedida mientras se deshacía de él y empujaba el ramo.

“Tienes dinero, ¿y qué?”.

Eso ya fue demasiado para el hombre rechazado que, en un momento de rabia, empezó a ponerse violento con el entorno. Primero tiró el ramo por los aires e hizo que la persona que estaba capturando toda la escena tuviera que apartar la cámara.

Luego decidió tomarla con una especie de montaje publicitario que había cerca para reventarlo a patadas y empujones mientras gente cercana a él intentaba, de forma poco efectiva, contenerlo.

El incidente se produjo, concretamente, en las afueras de un centro comercial llamado Wanda Plaza, en Changsha, en la provincia china de Hunan.

En cualquier caso, creemos que es muy positivo ver escenas como esta, aunque sea deprimente para este joven y pretencioso rico (que, honestamente, no da demasiada lástima). De esta forma, se muestra cómo el dinero no significa nada y hay cosas mucho más importantes como el respeto o el decoro. Esperemos que este penoso galán haya aprendido la lección y siga buscando el amor, pero, en vez de hacerlo con la billetera, hacerlo con el corazón.

A continuación, os dejamos el vídeo completo de este momento que se vivió en China para que podáis juzgar tanto la actitud del hombre como la de la mujer por vosotros mismos.

A vosotrxs, ¿qué os parece el comportamiento de este hombre? ¿Hubieseis dicho que sí a cambio de un Lamborghini? ¿Cómo pediríais la mano de vuestra pareja? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos. 

Fuentes:  actualidad