A todos nos desaparecen los calcetines por arte de magia. A menudo es cuando los ponemos en la lavadora, pero las desapariciones también se producen al tenderlos o, incluso, al tenerlos en el cajón.

Obviamente, el perder calcetines y tener que irlos comprando como si fuesen un paquete de tabaco puede terminar siendo la ruina para nosotros; de hecho, hay mucha gente a la que se la ve robando las bolsas para los pies que hay en las tiendas de zapatos para usarlas a modo de calcetín.

A continuación, os presentamos algunos lugares y soluciones para encontrar esos calcetines que un día perdisteis de vista.

1Contactar con los agentes de Expediente X

En caso de que os sea complicado siempre podéis llamar a una vidente cualquiera de las que salen por la tele por la madrugada o a uno de esos chamanes que se publicitan en las paradas de metro. La idea es entender que, si el problema de los calcetines parece paranormal, hay que buscar una solución paranormal.

Es posible que no podáis recuperarlos, pero, por lo menos, puede que podáis hacer un ouija y ver cómo están, preguntarles cómo les va en el más allá, etc.

2Seguir el olor

Un calcetín, con el paso del tiempo, empezará a oler. Muchas veces detectamos olores en casa que no sabemos de dónde provienen y, casi nunca, sumamos uno más uno y pensamos que ese hedor pueda ser el del calcetín que perdimos hace tres meses.

3Preguntar a tu madre o padre

Si, por algún casual, no te ordenas tú las cosas, puede que la solución más sencilla sea consultarlo con ellos. Es verdad que te la juegas a que te caiga la típica bronca en la que te dicen que siempre lo pierdes todo y que eres un desastre, pero, con suerte, encuentras esos calcetines de rayas de colores que tanto te gustan.

4Coger los que pierda el vecino

A menudo, perdemos los calcetines cuando se caen por el tendedero y nos da cosa ir al piso del vecino a preguntarlos si los tiene él, pero se podría crear un precioso ecosistema en el que todos usamos los calcetines de los demás, es decir, el del cuarto se queda los calcetines que caen del quinto y el del tercero los del cuarto.

Es verdad que, tarde o temprano, el primero terminaría teniéndolos todos, pero es tan fácil como, una vez al año, volver a hacer una redistribución de calcetines.

5Ponerles un chip

De la misma forma que los perros llevan chip, podemos ponérselo a nuestros calcetines. Puede que parezca algo raro y que nos requiera una inversión inicial, pero seguramente nos ahorraremos una gran cantidad de dinero, ya que si vivimos bastantes años, terminará siendo amortizado. A partir de cierta edad, los pies no nos crecen y no necesitamos comprar calcetines nuevos si los tenemos todos localizados.

6Accio Calcetín

Si sois fans de Harry Potter seguramente conocéis el conjuro convocador. Este hechizo invocador requiere que visualicemos mentalmente el objeto que queremos encontrar y, cuando pronunciamos “Accio calcetín”, este vendrá a nosotros por arte de magia.

7Aceptar la pérdida

Puede que, de la misma forma que tenemos que aceptar una ruptura con una pareja, debamos aceptar que ese calcetín está perdido e intentar pasar página cuanto antes.

¿Soléis perder los calcetines? ¿Tenéis algún método secreto para no perderlos? ¿Os ha gustado el artículo con toque humorístico? ¿O preferís un tono más serio? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos.