Las tecnologías han cambiado por completo nuestra forma de entender la vida… así, en general. Ya no nos comunicamos como lo hacíamos antes. WhatsApp ha hecho que podamos mandar un mensaje a cualquier persona desde cualquier lugar; Spotify ha hecho que tengamos música ilimitada en nuestros bolsillos; Amazon nos ha permitido comprar cualquier cosa y que nos la dejen en el portal de nuestra casa. Pero aún queda un tema muy importante por tocar: el amor.

En lo que a este precioso sentimiento se refiere, también hay una aplicación que nos puede ‘echar una mano’ para facilitar nuestro acceso ‘al sentimiento más bello del ser humano’.

Tinder GIF - Find & Share on GIPHY

De qué podríamos estar hablando si no es de Tinder. Esta aplicación, muy completa y sencilla de utilizar, nos permite, potencialmente, conocer al que puede ser el amor de nuestra vida. Es verdad que también podemos utilizarla para tener, simplemente, alguna aventurilla. Pero la cuestión es que, al final, sirve para no pasar frío por las noches. Ese es el dato relevante.

Hay muchas técnicas que se pueden utilizar para tener más éxito dentro de esta aplicación (y ya os hemos traído varios artículos hablando de ello), pero la verdad es que todos los casos son diferentes, ya que cada persona es un mundo y, bueno, lo de siempre. Pero es que, la protagonista de nuestra historia de hoy, puede haber dado con la solución definitiva para ‘triunfar’ siempre.

Su nombre es Harmony y sus ‘armas’ son de lo más particulares. ¿El motivo? Es un maldito robot. Así es: Harmony no es una humana real. Se trata de una creación robótica diseñada para dar ‘placer adulto’ a las personas (lo que viene a ser una muñeca hinchable con cables, vamos).
Muchos usuarios estaban navegando la pasada semana por los perfiles de Tinder cuando, de la nada, se toparon con esta particular candidata. La sorpresa inicial, evidentemente, era muy grande. Pero, ¿qué se escondía detrás de todo esto?
La realidad es que se trata de un experimento social realizado por el director de cine Jimmy Mehiel. El creador registró a la robot en la aplicación y dejó una descripción de lo más clara:

“Hola. Soy una robot anatómicamente perfecta y ERÓTICAMENTE competente con la más avanzada inteligencia artificial. Estoy en Tinder para encontrar a chicos interesados en mí.”

El cineasta confesaba que todo esto formaba parte del proceso de elaboración de su nuevo documental. Su intención es reflejar en el mismo cómo ha avanzado la industria de este tipo de robots y cuál debería ser la postura de los humanos delante de esto.

De entrada y a falta de la publicación del documental, lo cierto es que el experimento fue todo un éxito. Harmony acumuló en muy poco tiempo 92 matches, de los cuales surgieron 57 conversaciones. Estas a su vez dieron como resultado a 17 candidatos que, de forma firme, pretendían mantener relaciones con la robot.

Del resto de usuarios, hubo 15 personas que aún no se decidían y 25 a las que no les atraía para nada la idea.

Lo que sí es seguro con todo esto es que esta marca de ‘robots para adultos’ puede tener un futuro prometedor en el mercado.

Vosotrxs, ¿qué pensáis de este tipo de experimentos. ¿Si os hubieseis topado con Harmony, le habríais dado ‘match’? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis encontrar otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísmo cariño). 

Fuentes: FayerWayer, Clarin.