Si España tiene algo, es la cultura del bar. Ir de bares es parte de nuestra naturaleza mediterránea. Tanto es así que tenemos 260.000 bares repartidos por todo el territorio. Eso son más bares que en todo Estados Unidos. Casi nada, chavales. Si usamos nuestros conocimientos matemáticos rudimentarios (que en mi caso tengo que quitarles el polvo de lo poco que los uso), eso equivale a un bar por cada 175 habitantes.

Fijaos, si cogemos una ciudad importante, como Madrid que tiene 3,1 millones de habitantes. Vale, es la capital, es verdad, pero ya veréis. Eso son 17,700 bares. Solo en la ciudad. Tomaos eso con un cafelito, que para eso tenemos tantos. Pero lo importante es que tenemos una concepción del bar como un evento social y cultural indispensable en nuestra sociedad.

El caso es que en EEUU, que antes hemos mencionado, tienen una concepción muy distinta. No tanto en lo que hacen en el bar (aunque también) sino en la forma de pagar. Porque los americanos tienen esa manía de la propina. Bueno, no es que sea una manía, sino el propio sistema. Que es un sistema más malo que cualquier cosa que diseñe Calatrava. Pero ahora no entraremos en el tema. Vayamos a la noticia.

El caso es que en Greenville, Carolina del Norte, una camarera consiguió una propina de 10.000 dólares por solo servir al cliente dos vasos de agua. Sucedió el pasado 20 de octubre, cuando la camarera al volver a la mesa para tomar el pedido descubrió que su cliente le había dejado una enorme pila de billetes de 100 dólares. También había una nota en la mesa escrita a mano en una servilleta que decía “gracias por este agua deliciosa“.

Alaina Custer, la camarera que trabajaba en el restaurante Sup Dogs fue la que recibió la jugosa propina que el joven había dejado en efectivo. Custer no podía creérselo. “Traté de empezar a contar, pero estaba temblando y era demasiado dinero para contar“.

Como se quedaron con dos palmos de frente, la camarera comenzó a preguntar por la identidad del cliente. Al final se descubrió que era el popular youtuber “MrBeast”.

MrBeast, cuyo nombre real es Jimmy Donaldson, tiene prácticamente nueve millones de suscriptores en su cuenta de YouTube. Que se dice pronto. No es la primera vez que hace algo así, ya que en un vídeo anterior mostró que había dado otros 10.000 dólares a un repartidor de pizza.

Este tipo de donaciones, por así decirlo, no son tampoco tan inusuales como pudiéramos pensar. Siempre se oye cada año algún caso de esto. Y además en EEUU. Ahora voy a hacer una critica social, sacada de una fuente muy fiable: mi manga.

Esto suele ocurrir porque como he dicho antes, el sistema de las propinas en Norteamérica es malo con ganas.

Les pagan sueldos considerablemente más bajos que nuestro propio salario mínimo interprofesional. En plan les pagan 400 dólares al mes. El resto de su sueldo depende de ellos. Y depende de las propinas, claro. Entonces esto provoca dos cosas.

La primera es que es un incentivo y un motivador que no veas. El segundo es que los camareros son más falsos que un euro con la cara de Popeye.

Ah, y otro problema es que tienen que soportar también mucha mierda de los clientes, porque necesitan la propina sí o sí. El sistema es pésimo, sinceramente. Es de las cosas que menos me gustan de ellos. Pero bueno, dejemos a los americanos ser americanos.

La reacción de Custer, quien decidió dar una parte de la propina a sus compañeros de turno, fue grabada por un equipo de vídeo. La camarera no se dio cuenta de lo que estaba sucediendo hasta que “MrBeast” volvió al restaurante para confirmar que la propina era real.

¿Qué os ha parecido? ¿Os imagináis que os dejasen una propina así? Decidnos algo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, la verdad).

Fuentes: news.com.au