Llevábamos ya un tiempo sin ninguna noticia acerca de la Manada y parecía (por desgracia) que poco a poco el tema iba quedando en el olvido cuando, de hecho, muchos procesos judiciales aún no han sido cerrados. Recientemente se ha dictado una resolución por el Ministerio de Defensa que afecta directamente a un miembro del grupo que abusó de una joven de dieciocho años durante los Sanfermines de 2016.

Alfonso Jesús Cabezuelo es uno de los miembros de la Manada que fue condenado a estar nueve años en prisión por abusos, pero, actualmente, se encuentra en libertad bajo fianza. Hasta aquí parecía que no habría ninguna noticia nueva, pero, recientemente, ha sido expulsado del ejército (del que formaba parte) según lo informado por el Ministerio de Defensa.

Antes de esta expulsión, Alfonso Jesús se encontraba en servicio activo sin posibilidad de asignación de destino “por imperativo legal”, pero finalmente las Fuerzas Armadas le han aplicado un expediente administrativo que le ha hecho perder su condición de militar.

Según lo indicado por el Ministerio de Defensa, cuando este se enteró de la situación judicial del ya exsoldado, se le suspendió de sus funciones, pero seguía perteneciendo a las Fuerzas Armadas, concretamente, estaba adscrito a la Subdelegación de Defensa de Sevilla.

Pero cuando la Audiencia de Navarra acordó la libertad condicional y hubieron pasado seis meses desde su suspensión, pasó a acto de servicio, pero, como decíamos, sin tener un destino.

Al final, el Ministerio ha actuado según la normativa y Margarita Robles, la Ministra, ha aplicado, sobre el militar, el procedimiento habitual en estos casos definido por las leyes.

“En el supuesto de cese en la suspensión de funciones por levantamiento de la prisión preventiva, el ministro de Defensa podrá acordar por resolución motivada en la que habrán de valorarse los hechos imputados, la trascendencia social y el interés del servicio, la prohibición de solicitar y obtener destino por un periodo de tiempo que no podrá exceder del momento de dictarse sentencia firme o auto de sobreseimiento también firme”.

Y, como hemos dicho, finalmente esa resolución ha consistido en expulsar del Ejército a Cabezuelo puesto que, no solo tiene esta condena por abusos sino que, antes de ello, ya fue denunciado por lesiones, riña tumultuaria y desorden público.

De hecho, aparte de los delitos conocidos, Cabezuelo también está siendo investigado por la violación grupal a otra joven de Pozoblanco.

Esta es una resolución que muchos esperaban y, de hecho, había muchas quejas de que no se hubiese producido antes, pero, como explicábamos, el Ministerio de Defensa ha seguido a rajatabla el procedimiento establecido para hacer frente a un problema que, actualmente, es de ámbito público y es juzgado por todos los estamentos de la sociedad, no solo el poder judicial.

En cualquier caso, la decisión del Ministerio de Defensa es absolutamente comprensible ya que es lógico que alguien con tales antecedentes no forme parte de un cuerpo que se dedica a proteger y no a agredir.

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estas situaciones? ¿Os habéis sentido identificados con alguna de ellas? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y encontrar otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: publico, elconfidencial