Vivimos en una sociedad en la que la sensibilidad ha adquirido cuotas que, en ocasiones, rozan lo ridículo. Estamos en un momento en el que los colectivos más discriminados históricamente están, al fin, obteniendo el espacio y el respeto que se merecen. Es una lucha que ha hecho sudar gotas de sangre a muchas personas y que, por lo tanto, es normal que estén a la defensiva o más sensibles con según que temas… pero ¿tiene esto un límite? ¿Vale todo en nombre de la ‘no ofensa’? ¿Dónde están los límites del humor?

Es verdad que, si nos remontamos a una época en la que Bertín y Arévalo hacían chistes de ‘gangosos’ y ‘maricones’, pues la verdad es que cuesta defender cualquier tipo de humor basado en estos estereotipos. Cuesta pensar que aquello se trataba de un acto de ‘incorrección política’ y no de una bravuconada de dos ‘machos’ que quieren ser más ‘machos’ que el resto.

Angry Youtube GIF by Hyper RPG - Find & Share on GIPHY

La cuestión es que hoy os hablamos de todo esto por el hecho de que ya tenemos nueva polémica en referencia a una frase presuntamente homófoba vertida por una celebridad… ¿hay algo que dé más juego en Internet? Ya conocéis la respuesta.

La protagonista de la polémica ha sido la actriz Paula Echevarría quien, últimamente, parece estar, de forma constante, en el ojo del huracán. Solo tenemos que remontarnos al pasado verano para recordar cómo la actriz ya fue noticia por un comentario sobre la etnia gitana que provocó que fuera tachada de racista y duramente criticada por Joaquín Cortés.

Aquello más o menos se resolvió con alguna que otra aclaración y, bueno, podrían considerarse unas palabras desafortunadas que fueron duramente aplacadas por la opinión popular. Las líneas rojas, en muchas ocasiones, son algo menos exactas y pasarlas es un error en el que puede caer cualquier persona, por muy famosa que sea. Pero es que Paula la ha vuelto a ‘liar’… y en esta ocasión no está tan claro que sea ella la culpable.

La actriz ha conseguido enfadar a mucha gente tras haber compartido un desafortunado chiste con un componente ciertamente homófobo. Se trataba de un ‘story’ en el que podía leerse: “no confíes en nadie porque, cuando menos te lo esperas, maricón el que lo lea”.

Y claro, de sus 2,4 millones de seguidores en Instagram… pues alguno que otro se sintió ofendido. La actriz de Velvet, en ese momento, tuvo que enfrentarse a un gran alud de críticas tal, que tuvo que salir a dar explicaciones: “Antes de que salga algún ofendido: adoro a los gays, bueno, a los que conozco y me caen bien… Vamos que no es discriminación, es un simple chiste, que últimamente hay que andar con pies de plomo…”, repetía en sus ‘stories’.

Evidentemente, esto no paró la ola de críticas y, de entre las más destacadas, podían leerse cosas como las que os dejamos a continuación:

Había personas que, directamente, apelaban a las marcas comerciales que apuestan por la actriz para sus campañas, preguntándose como era posible que estas contratasen a una ‘homófoba’ de tal calibre para trabajar con ella.

Había también quien se lo tomaba de forma más personal, entendiendo que Paula había utilizado como blanco de sus ataques a todo un colectivo.

Y luego, por supuesto, también estaban los que la defendían y, sobre todo, los que relativizaban lo que había pasado, exponiendo que lo que había hecho Paula era utilizar su libertad de expresión para hacer un chiste mil veces repetido. Puede que sea un chiste que, analizado, sea de mal gusto y que debiera salir del imaginario colectivo y ser remplazado por algo menos ‘faltón’, pero que no deja de ser una frase manida que bien podría decirse sin tener la voluntad de que todas las personas homosexuales del planeta desaparezcan.

Vosotrxs, ¿qué creéis al respecto? ¿Pensáis que es tan grave como lo pintan o que no es más que un comentario desafortunado? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, la verdad). 

Fuentes: Heraldo, 20 minutos.