Es muy posible que si habláis con un científico, sobre todo con un físico, os diga que todo lo que ocurre es regido por las leyes de la física. Sin embargo, hay otro tipo de leyes, algunas también con base científica, que os pueden resultar realmente útiles (o por lo menos curiosas) y que intentan entender la vida y todo lo que nos rodea, un claro ejemplo de ello sería la Ley de Murphy.

Por eso, a continuación, os presentaremos ocho teorías que os resultarán realmente entretenidas y cuya aplicación podréis comprobar en vuestro día a día.

1El teorema de la pizza

Si una pizza se divide en 8 trozos mediante 4 cortes que pasan todos por un mismo punto, formando un ángulo de 45 grados, en ese caso la suma de las áreas de los trozos alternos dará el mismo resultado, es decir, los triángulos grises y los blancos tienen la misma área.

2La navaja de Ockam

Este principio viene del mundo de la economía y se basa en una máxima que dice: En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable.

Seguramente, muchos ya utilizáis esta teoría como principal forma para deducir lo que sea y la realidad es que, al final, se ha usado en muchos campos distintos a la economía.

3Efecto Streisand

Este efecto se produce cuando, intentando ocultar algo, conseguimos que gane en visibilidad. Le debe su nombre, obviamente, a la famosa cantante Barbra Streisand que, en 2003, demandó a una revista por unas fotografías que le habían hecho sin su permiso. Casi nadie había visto esas fotos, pero la demanda hizo que la noticia volará y al final todo el mundo terminó viéndolas.

4La Ley de Titulares de Betteridge

Esta ley pertenece al mundo del periodismo y nos viene a decir que cualquier titular en forma de pregunta debe poder ser respondida con un “no”, ya que si solo puede ser respondida con un sí, el titular está afirmando algo y, por lo tanto, no debería ser formulado como una cuestión.

5La paradoja del gato y la mantequilla

Más que una norma, en este caso vamos a hablar de una paradoja que se produce al combinar dos de estas teorías populares.

Si untásemos una tostada al lomo de un gato y lo lanzásemos al aire, ¿qué pasaría? ¿Caería de pie porque los gatos siempre caen bien? ¿O ganaría la ley de Murphy y caería del lado de la mantequilla? Hagan sus apuestas señoras y señores.

6Ley de Skitt

Actualmente, en Internet, encontramos mucha gente dispuesta a corregir todo aquello que considera un error, pero esta ley dice que “toda publicación que corrija un error cometido en una publicación de otro usuario, contendrá a su vez al menos un error”. Es decir, que quien tiene boca se equivoca.

7Ley de Cunningham

Esta ley está relacionada con la anterior porque afecta a Internet y a las correcciones: “la mejor manera de obtener la respuesta correcta en Internet no es hacer una pregunta, sino publicar la respuesta incorrecta“. Es decir, de nada vale decir que algo está mal si no hacemos una propuesta para arreglarlo.

Los usuarios de Internet pueden ignorar una solicitud de ayuda, pero parece que son incapaces de resistir el impulso de parecer más inteligente que otra persona.

8Ley de Godwin

A menudo la gente hace analogías de ciertos temas con los nazis, Hitler y el Holocausto. La ley de interacción social propuesta por Mike Godwin dice que “A medida que una discusión en línea se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis tiende a 1.”

Y la verdad es que, por tonta que parezca esta tontería, esto es algo que suele ocurrir y acostumbra a significar que la persona que lo hace ya no tiene nada más que añadir al tema y solo quiere mostrar su odio acerca del tema del debate.

¿Qué os han parecido estas “leyes”? ¿Las conocíais todas? ¡No dudéis en comentarnos y darnos vuestra opinión a través de Facebook!



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: rolloid