La edición de 2017 de Operación Triunfo coronó a Amaia, Alfred y Aitana y desde entonces son muchos los concursantes que han podido dar el salto al mundo de la música y hacerse un hueco en los primeros puestos de las listas de música de nuestro país con sus éxitos. Ana Guerra lanzó “Ni la hora”, Mimi (con su grupo Lola Índigo) “Ya no quiero ná”, Aitana con “Teléfono”…

Pero en la academia no había sitio solo para la música, sino que también (y fruto de la convivencia) tuvo una gran repercusión las relaciones que mantenían los concursantes, tanto de compañerismo como de amistad e incluso amor.

La ruptura entre Aitana y Cepeda ha sido de las más sonadas de los últimos tiempos y es que la primera edición de esta nueva Operación Triunfo no solo nos dio una ristra de cantantes y artistas como la exitosa Lola Índigo, sino que también nos ha dado su buena dosis de salseo.

Durante su paso por la Academia, la conexión entre Aitana y Cepeda se hizo evidente y terminó cuajando en una relación que se inició cuando ambos estaban fuera de la Academia.

Al principio todo era bonito; mucha gente apoyaba la pareja y parecía que iban a ser felices para siempre, pero hace poco su historia terminó y Cepeda comunicó a todo el mundo, a través de redes sociales, que iban a tomar caminos separados.

De todos modos, aunque seguro que han vivido momentos tensos, la expareja ha querido dejar claro que siguen siendo amigos y que el cariño que se tienen sigue existiendo aunque han visto que no están hechos para estar el uno con el otro.

Sin embargo, de vez en cuando se han podido ver como se han clavado algunas pullas entre ellos. De hecho, recientemente se ha “filtrado” un vídeo donde Cepeda está con sus amigos de fiesta.

En él, se le ve bailando habiendo tomado unas copas en un ambiente cercano y privado y, como pasa a veces en estas situaciones, sus amigos (un poco cabrones) deciden tocarle la moral tarareando Teléfono, el single que presentó Aitana.

El gallego, ni corto ni perezoso, dio una respuesta en la línea del tono que tenían sus amigos y se puso a cantar Ni la hora de Ana Guerra, una canción que trata sobre estar solo y ser feliz después de una ruptura, lo cual es una clara indirecta hacia la catalana.

Pero hay que tener en cuenta que, al final, esta situación se ha producido en privado y, en parte, es normal (nos parezca más feo o más bonito) que cada uno viva su ruptura como pueda y que sucedan momentos como este que, aunque seguramente no le siente bien a Aitana, posiblemente será capaz de comprender.

A continuación, os mostramos el vídeo para que juzguéis la escena por vosotros mismos:

A vosotrxs, ¿qué os parece lo que ha hecho Cepeda? ¿Creéis que es normal? ¿O pensáis que es una falta de respeto? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos. 

Fuente: 20minutos directoot