El sarcasmo debería ser uno de los ingredientes principales en cualquiera de nuestras conversaciones. Acostumbramos a ser muy solemnes y cordiales cuando hablamos de lo que sea y rechazamos de forma inmediata cualquier elemento que ‘rompa’ esta línea. Pero, ¿sabéis que el sarcasmo es una de las mejores formas de ser sinceros y honestos? Pero es que, además, podemos llegar a ser graciosos en su utilización. ¿Qué más se puede pedir?

Para convenceros, os hemos traído una larga lista de conversaciones que os pueden servir como ejemplo para que empecéis a ser cada vez más sarcásticos… os lo recomendamos.

1No hay de qué preocuparse

No tienes por qué preocuparte, ya estabas en el trabajo. Tarde tampoco vas a llegar.

2Como se nota que no es celíaca

La cena es una de las comidas más importantes del día… tener pan o no puede ser muy relevante, por eso hay que darle prioridad.

3Casi, casi…

Honestamente, no nos estamos adaptando lo suficientemente rápido a estos nuevos ¿métodos? de comunicación.

4La pregunta no es la correcta

La verdadera pregunta puede resultar bastante dolorosa, pero es necesaria.

5Las prioridades son las prioridades

¿Para qué queremos un coche o un PlayStation 4, si podemos aportarle a nuestro organismo todos los nutrientes que le faltan?

6Durísimo

Este es uno de esos chistes que, si lo piensas detenidamente, tienen un trasfondo de lo más tristes.

7Nadie soporta los lunes

Esto es algo que trasciende las barreras de nuestro planeta y, probablemente, del sistema solar.

8El último punto es importante

Siempre queremos lo que no tenemos… y, cuando pensamos en lo bien que estábamos en nuestra infancia… nos arrepentimos muchísimo del haber deseado ser adultos.

9Una solución de lo más simple

La solución es muy sencilla: despiértate 5 horas más tarde y listo. ¿Te echan del trabajo? Búscate uno de vigilante nocturno. Encuentra soluciones.

10Lo bueno siempre hace daño

Este es el efecto ‘comida rápida’: lo que más nos gusta es lo que más nos engorda y que peor resulta para nuestra salud.

11A preguntas simples…



Respuestas simples.

12Me pasa cada mañana

¿Alguien me puede decir dónde está ese maldito botón?

13No te engañes

Cuando lo que hay sobre la mesa es una buena cena… el amor pasa a jugar un papel muy, pero que muy secundario.

14Lo que tú quieras

Y si quieres más tipos de foto, adelante, me sobran emoticonos.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas conversaciones? ¿Habéis mantenido alguna así? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis encontrar otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: difundir genial.guru