Hablar de Alberto Chicote es hablar de uno de los personajes más ‘liantes’ de la televisión de nuestro país. El chef, aparte de grandes dotes para la cocina, dispone de una gran habilidad para generar espectáculo, tensión y sacar a la luz situaciones que, de ninguna forma, deberían seguir en las sombras. ¿Estamos hablando del ‘Batman español con trajes de cocina horteras’? Pues puede que sí.

Chicote, si por algo se caracteriza, es por sus denuncias a las malas prácticas de establecimientos de comida. ‘Pesadilla en la cocina’ es ya todo un referente televisivo y, buscando renovarse, Chicote, recientemente, nos ha presentado un nuevo programa: ‘¿Te lo vas a comer?’.

  

En este nuevo formato, Chicote busca mezclar mucho de lo aprendido en su anterior programa, sumando un elemento muy parecido al de ‘Equipo de investigación’. La semana pasada emitía su primer programa y, como no podía ser de otra forma, la polémica estuvo servida desde el principio.

Alberto visitó una residencia de ancianos en Salamanca que lo recibiría a cacerolazo limpio. El motivo: la denuncia de una mujer cuya madre murió allí de deshidratación. El equipo del programa se personó en el Ayuntamiento de Babilafuente, el mismo que entregó la concesión de dicha residencia por un periodo de 40 años, con el objetivo de hablar con el alcalde para aclarar y conocer los criterios que se siguieron a la hora de tomar dicha decisión.

El recorrido por esta ‘aventura’ estuvo acompañado de cacerolas por parte de un ‘escrache’ organizado por la directora del centro y por las amenazas vertidas por el propietario del mismo: “Si usted saca en televisión algo que no me va a agradar, iré en contra de quien tenga que ir”.

Las condiciones en las que el centro trataba la comida y a sus residentes era de tal grado de dejadez que la junta de Castilla y León tuvo que comparecer de urgencia para dar explicaciones sobre lo ocurrido y ponerse manos a la obra con la investigación pertinente.

¿Sabéis en qué ha acabado todo? Pues que la directora del centro irá a los tribunales… pero no por su pésima gestión, sino por la denuncia de una mujer en la que se afirma que, la joya que Anabel Álvarez lucía en la entrevista con Chicote, pertenecía a su fallecida madre, quien estuvo internada en esa residencia.

Cristina Pardo fue la encargada de dar la noticia en su programa, ‘Liarla Pardo’: “Una persona tenía a su madre en la residencia de Salamanca. Cuando murió, le faltaba una joya. Ese collar lo llevaba colgado la directora de la residencia, y se dieron cuenta viendo el programa de Chicote. Lo han denunciado”. La periodista también enseñó la denuncia ante las cámaras: era real, como la vida misma.

Almudena, la hija de la fallecida en la residencia, declaraba: “Nos quedamos atónitos, no teníamos palabras. Lo vieron mis hermanas y por mensajes de Whatsapp nos avisaron de que Anabel llevaba el colgante de mamá. Nos entró una rabia, una impotencia… Cuando nos avisaron de que había fallecido, al prepararla los de la funeraria nos dijeron que no tenía ninguna cadena y fue cuando nos sorprendió. Pero lo dejamos así”.

Como podéis ver, hay fotografías que se han dejado como prueba de que el collar de la directora y el collar al que se hace referencia son exactamente el mismo.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta situación? ¿Creéis que la justicia acabará triunfando o que, como en muchas otras ocasiones, los ‘malos’ saldrán impunes? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño.