En la vida hay dos cosas seguras: la muerte y que levantarse por las mañanas es una pu (tenemos que censurar esto porque somos una página para toda la familia) erda. A nivel evolutivo, hemos desarrollado una corteza cerebral que nos ha permitido desarrollar cosas como el iPhone X Max Plus Ultra o el Blu-Tack (aún no nos creemos que esto exista y no sea magia). Pero lo que no hemos podido conseguir, bajo ningún concepto, es inventar algo que nos quite las ganas de saltar por la ventana cuando tenemos que levantarnos a las 6 de la mañana.

Cuesta muchísimo desprender las pestañas para que nuestro cerebro empiece a asimilar el entorno que tenemos alrededor. Puede que nuestro despertador esté pegando chillidos sin parar y que nos estén llamando del trabajo porque estamos llegando dos horas tarde. El sueño no entiende de pagar el alquiler y comer caliente a fin de mes.

Tired Dog GIF by good-night - Find & Share on GIPHY

Todo esto ya lo sabemos por un simple motivo: lo vivimos a diario en nuestras propias pieles. No hay que utilizar la imaginación, simplemente vivir nuestro día a día e intentar dormir menos de 12 horas seguidas. El infierno está mucho más cerca de lo que pensamos. No está bajo tierra: está dentro de nuestro despertador. Pero ¿cuál es el motivo? ¿Por qué nos cuesta tanto ‘empezar a vivir’ antes del mediodía?

Muchos pensaréis que tiene que ver con dormir bien, disponer de un colchón y una almohada en condiciones o en tomar menos cafeína, pero todo esto son patrañas basadas en argumentos ‘científicos’ elaborados por prestigiosas universidades. Nosotros preferimos acudir al único sitio del que se pueden obtener verdades absolutas: Internet.

Sleep Sleeping GIF - Find & Share on GIPHY

Según lo que nosotros hemos desprendido de nuestras profundas y cuidadosas investigaciones en el mundo de la ‘www’, aquí os dejamos un listado con los motivos reales que nos impiden ponernos de pie por las mañanas:

1Micropartículas de pereza

Tired Zzz GIF by Noah Cyrus - Find & Share on GIPHY

Así es, según se desprendía de un artículo basado en un estudio universitario al que se hacía referencia, pero del que no se daban más datos, existen unas partículas tremendamente comunes, pero bastante desconocidas, con forma de ‘Zzzz’, cuya función es mantenernos “bien sujetos y pegados a la cama”.

Según esta información, estas partículas estarían bien adheridas a la superficie de nuestros colchones y, al contacto con nuestra espalda y nuestras nalgas, producen una suerte de campo magnético que nos retiene en posición horizontal.

2Legañas hiperadhesivas

Ken Stabler Favs GIF - Find & Share on GIPHY

Otro estudio, realizado por la Университет моих святых шаров, llegó a la conclusión, después de analizar más de 4 pacientes diferentes, que hay un componente en las legañas que hacen que estas adquieran unas propiedades adhesivas equivalente al cemento. Por lo visto, dichas propiedades se ‘retroalimentan’ del sueño que tengamos y evitan que podamos abrir los ojos.

Cuando dejamos de estar cansados, las legañas pierden su efecto. ¿Alguna vez no estamos cansados? Sacad vuestras propias conclusiones.

3Las sábanas estranguladoras

Art Bed GIF - Find & Share on GIPHY

Otros estudios de la Universidad de Ríopor nollorar descubrieron, después de pasarse una tarde entera dando vueltas por una tienda de Grupo LoMocano, que hay un tipo de sábana en particular que, gracias a una mutación en su tipo de tejido, reaccionan a las ganas de morir de las personas que se acaban de despertar, oprimiéndolas contra la cama y evitando que estas puedan levantarse.

4¿Estamos realmente dormidos?

Reality Dreams GIF - Find & Share on GIPHY

La Universidad de Filosofía Barata realizó un estudio en el año 2010 (justo una semana después del estreno de la película de ‘Origen’), en el que llegaban a la conclusión de que, en realidad, no se puede aseverar que, mientras dormimos, realmente estemos dormidos.

¿Cómo es posible distinguir el sueño y la realidad? ¿Cuál es cuál? Puede que, en realidad, cuando soñamos, despertamos. Para acabar, los investigadores apuntan que muchos de los entrevistados, cuando soñaban, en realidad, “Lo que hacían era despertarse. El sueño se había convertido en su realidad.”

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estos datos? ¿Estaréis más tranquilos ahora por las mañanas sabiendo que, si no os despegáis de la cama, no es vuestra culpa? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).