Bill Gates es un magnate de la tecnología, ya que como muchxs sabréis, es el hombre detrás de la colosal Microsoft. Pero no nos esperábamos que su último avance tecnológico no correspondiese al sector de los ordenadores sino al de los profilácticos.

La Fundación de Bill y Melinda Gates ha financiado parte de un proyecto que ha creado un condón que se lubrica solo y se vuelve resbaladizo con el contacto.

Se cree que, si se hace que los preservativos sean mejores, la idea de usarlos será más atractiva con lo cual se podrán prevenir más enfermedades como el SIDA y otras ETS.

La mayoría de ellos suelen estar lubricados, pero estos se adaptan a nosotros y lubrican cuando no es necesario en vez de ser un constante calcetín sudado.

Los investigadores dicen que estos preservativos están preparados para todo tipo de situaciones y que pueden soportar hasta 1000 penetraciones sin perder lubricación, con lo cual puede aguantar perfectamente la duración normal del acto que suele estar entre media hora y una hora (contando preliminares y todo, que nadie se venga arriba).

Si comparamos estos condones con otros de normales, vemos que los segundos están más lubricados al principio, pero, poco a poco, se van secando y, al final, pueden llegar a ser muy molestos.

Un grupo de voluntarios se encargó de hacer el testeo: les hicieron tocar y valorar ambos preservativos en distintos aspectos y la mayoría de hombres y mujeres evaluaron de forma muy positiva el condón desarrollado por la Fundación de Melinda y Bill Gates.

El profesor Mark Grinstaff de la Universidad de Boston, uno de los que ha trabajado en el proyecto, dijo lo siguiente al respecto:

“Se nota un poco gelatinoso cuando está seco, pero a la que entra en contacto con algo húmedo adquiere un tacto perfecto. Solo necesita cualquier tipo de fluido para activarse”.

Sin embargo, las personas involucradas en el proyecto dicen que quieren seguir mejorándolos y comparándolos con condones de distintas marcas y con distintas características.

De hecho, puede que todo termine convirtiéndose en un plan comercial, ya que desde la universidad se ha empezado a crear una empresa destinada a convertir estos condones en un producto adquirible en tiendas y no exclusivamente farmacéutico.

Para lubricarse solos, estos preservativos usan un sistema parecido al que tienen muchos catéteres urinarios para que sean menos incómodos y reaccionen ante la humedad.

Obviamente, si los condones no son cómodos pueden deberse a muchos motivos y puede que estén en mal estado. Algunos de los problemas más habituales con los preservativos son los siguientes:

  • Algunos productos oleosos pueden dañar el látex así que es mejor usar lubricantes basado en agua o silicona.
  • Nunca los reutilicéis (no les deis la vuelta como a los calzoncillos)
  • No los guardéis en la cartera, es muy cutre y puede dañarlos
  • Comprobad la fecha de caducidad, esto es más peligroso y serio que un yogur.
  • Cuando te lo pones, asegúrate de que no entra aire para que no se rompa.

Desde ciertas organizaciones que velan por la salud de la población han dicho que abrazan cualquier innovación que fomente el uso de los preservativos, ya que es el principal (y más) método de prevención contra las ETS.

A vosotrxs, ¿os gustaría probarlos? ¿Creéis que es bueno que se innove en estos sectores? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: bbc, pulzo