Alberto Chicote se ha hecho famoso por su mezcla entre humor, broncas y “zascas”, pero, como muchos otros, ha ido transformándose durante su paso por televisión en distintos formatos.

Lo último que ha hecho ha sorprendido a todos porque, lejos de participar en otro reality de cocina (que, de hecho, es su especialidad) ha optado por hacer un reportaje de investigación y denuncia.

El tema principal del programa llamado ¿Te lo vas a comer? fue la nutrición y la alimentación de algunos ancianos en las residencias para gente mayor. Y tras investigar detalles, hasta ahora ocultos, sobre la alimentación en las residencias, tanto Chicote como el programa recibieron amenazas mientras realizaban su trabajo.

¿Te lo vas a comer? ha querido demostrar que, en muchas residencias, la calidad de la alimentación de los ancianos, a menudo, no cumple unos mínimos y, en sus cocinas, podemos encontrar cosas como comida en bolsas de basura, carne que ya no está bien para comer o, en algunos casos extremos, personas con problemas de desnutrición. Y todo esto ha sido denunciado en el programa.

Chicote alertó unos días antes de la polémica que iba a traer el formato debido a que, ahora, no eran bienvenidos en los sitios donde iban.

“Nos hemos metido en sitios en los que no nos habían llamado. En Pesadilla en la cocina íbamos a sitios en los que nos requerían. En este caso, vamos a recoger una denuncia de alguien a quien no están escuchando, recogemos ese guante y nos metemos a saco allá donde hace falta”.

Y la verdad es que no se han cortado un pelo a la hora de ir a machete y han sacado a la luz distintos casos importantes y dramáticos sobre cómo puede afectar la gestión de la comida en un grupo de personas tan vulnerables como son los ancianos.

Uno de ellos era el de una mujer con alzheimer que murió deshidratada en la residencia Bellavista en Castellano de Moriscos (Salamanca). Y es que los casos llegaban a extremos tan graves como un presunto delito contra la salud pública denunciado por algunos extrabajadores de esa misma residencia.

 “La carne venía de la granja del dueño en bolsas de basura”.

Y no solo fueron declaraciones de otras personas, sino que el programa lo pudo comprobar en primera persona. Cuando visitaron las cámaras frigoríficas de la residencia de Bellavista para ver el estado de la comida, se dieron cuenta de que había muchos menús del día guardados en bolsas de un joyería de Majadahona. Fue aquí cuando estalló la tensión.

Viendo esto, Alberto Chicote fue directamente a hablar con el dueño del centro con quien mantuvo una conversación más que violenta. De hecho, este último llegó a amenazar al conductor del programa.

“Si usted saca en televisión algo que no me va a agradar, iré en contra de quién tenga que ir”.

La propia residencia llegó incluso al extremo de querer boicotear al programa y, cuando llegaron al lugar, todos los trabajadores recibieron al equipo con una cacerolada mientras gritaban:

“¡Fuera! ¡Ya no te queremos más!”.

Al final del “capítulo”, Chicote se puso en contacto con los Servicios Sociales de Salamanca para informar de las irregularidades de la residencia de Bellavista y, sorprendentemente, ya sabían lo que estaba pasando y, de hecho, aunque no pueden dar detalles por un tema de confidencialidad, dicen que están actuando tanto contra esta residencia como contra otra que el programa visitó.

A continuación os dejamos un vídeo con los momentos más llamativos:



 

Vosotrxs, ¿qué haríais si uno de vuestros mayores estuviese en una de esas residencias? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultará igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: lasexta, lavanguardia