Si actualmente hay un concurso mítico en televisión por su formato y su historia este es Pasapalabra (siempre con el permiso de Saber y Ganar que juega en otra liga donde solo está Jordi Hurtado). Este programa es un auténtico coloso de la televisión que ha triunfado durante muchos años con presentadores enormes como Silvia Jato, Jaime Cantizano, el mito de Constantino Romero y, actualmente por Christian Gálvez.

Y es que el concurso no deja de ofrecernos momentazos, ya sea por concursantes más que capaces, por alguna pifia de su presentador o del programa (cosa que no se produce casi nunca) o por el bote enorme que se consigue si se aciertan todas las respuestas del icónico “rosco”.

La anécdota emotiva que se ha producido esta semana ha surgido, precisamente, a raíz de este bote tan difícil de conseguir y con el que muchos sueñan, aunque no sabemos si lo que se sueña son pesadillas.

El protagonista de todo esto ha sido Fran, un concursante que ya se ha convertido en una de las leyendas del programa puesto que forma parte de la élite que ha entrado al grupo de los 100, es decir, es uno de los participantes que han llegado a cumplir 100 programas, cosa, como imagináis, nada fácil de conseguir.

En este programa ha sido justo cuando ha llegado a los cien y esto ha hecho que no haya podido evitar que se le escapasen unas lágrimas cuando el presentador se lo ha comunicado en el momento antes de la prueba final del concurso. Con lo cual, le ha querido dedicar este rosco a su tía Mamen, una familiar que falleció hace unos días, de hecho, se ha emocionado tanto que no ha podido terminar su discurso.

Después de esto uno podría pensar que Fran se había puesto mucho presión encima, pero nada más lejos de la realidad, Fran y su rival, Iván, ofrecieron un duelo espectacular. Ivan dominó la primera vuelta y le sacó ventaja al campeón, pero, como muchos sabréis, este es famoso por crecerse en la segunda vuelta.

Y así fue, Fran acertó las respuestas sin que Christian pudiese terminar de decir ninguna de las preguntas adelantado a Iván, pero cuando llegó a su última palabra se arriesgó y cometió un error.

Se la jugó con la palabra McCarthy y falló, mostrando un arcoiris de emociones en ese instante mientras el público coreaba el nombre de este gran concursante.

El mítico concursante se quedó a las puertas de llevarse el bote, ofreciendo su mejor versión, y le faltó un pelo de pulga para llevarse el gran premio de 1.152.000 euros.

Fran no destaca solo por ser una persona muy inteligente que sorprende a todo el mundo un programa tras otro, sino que también es conocido por el trato respetuoso que tiene hacia sus rivales, compañeros y hacia el programa en general.

Por lo menos, pese a que no se ha llevado el bote, este programa de Pasapalabra ha sido un auténtico homenaje a su tía gracias a una actuación magistral de Fran que se ha quedado a una palabra de conseguir el bote.

Esperamos consiga algún día ese merecido bote, pero, mientras tanto, nos alegramos de que nos siga ofreciendo programas tan completos, trepidantes y emotivos como el que protagonizó ayer en Telecinco.

A continuación, os dejamos el vídeo para que lo podáis juzgar vosotrxs mismxs:

¿Qué os ha parecido este programa? ¿Cuanto más creéis que aguantará Fran? Dadnos vuestra opinión en el Facebook.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, ya que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: lasprovincias, telecinco