Ponerle queso rallado a cualquier cosa siempre es sinónimo de éxito absoluto. De hecho, hay muchos canales y vídeos de cocina que triunfan de forma exagerada con recetas que lo único que hacen es ponerle queso rallado a algo: Salchichas con queso rallado; sopa con queso rallado; iogurt con queso rallado, etc.

Pero lo que muchos no saben es que la mayoría de nosotros no rallamos el queso de forma correcta y a continuación os diremos por qué.

De hecho, hay muchas formas distintas de rallar un queso y en breves veremos algunas de las más usadas.

Los productos lácticos en general se ponen de mala leche fácilmente cuando les hablan de su origen. Comentarios como “tu madre es tan gorda como una vaca” pueden hacer que estos se sientan ofendidos y se rallen muchísimo.

Otra forma de hacer que un queso se ralle consiste en hacerle el vacío, lo cual resulta bastante más fácil si está agujereado. En esos casos los quesos, cuando les hablamos, se ponen nerviosos y se comen las uñas de forma que, poco a poco, se rallan ellos solos.

Otra forma de rallarlo bien rallado es ponerle la edición pasada de OT y vea lo complicado que es conseguir algo tan especial como esto. Aunque, si no tenéis acceso a esa programación tan reciente, siempre podéis usar un VHS (los antiguos vídeos) para ver el capítulo de Verano Azul en que muere Chanquete (pedimos disculpas por no avisar del Spoiler).

Por último, si nada de eso ha funcionado correctamente puedes optar por tomar un camino más drástico y torturarle. Por ejemplo, podéis encerrarlo en una habitación a oscuras, mientras de fondo suena a todo volumen “Tengo una vaca lechera,  no es una vaca cualquiera,  me da leche condensada,  para toda la semana. Tolón, tolón, tolón , tolón”.

No lo recomendamos, pero, en caso de que ninguno de estos métodos haya sido efectivo a la hora de rallar al queso, siempre podemos recurrir al método tradicional que consiste en humillarlo, mutilarlo y trincharlo con una herramienta específica para ello.

Cuando lo hacemos, la mayoría de personas suelen aguantar el rallador recto y empiezan a mover el queso por encima de las hojas con un movimiento que va de arriba abajo, pero hay una forma mucho más eficiente de hacerlo.

Lo mejor es dejar el rallador de lado y pasar el trozo de queso de forma horizontal. Si dejamos que el queso caiga dentro del rallador, el proceso será mucho más limpio, ordenado y, además, aprovecharemos mucho mejor esta herramienta de cocina. De hecho, incluso te da más control del queso que rallas y harás que sea mucho más difícil que, sin querer, te hagas daño en los dedos.

A continuación, os mostraremos un vídeo publicado en redes sociales donde se muestra claramente cómo hacerlo.

Esta usuaria de Twitter ha vuelto loco a todo el mundo con esta publicación que ha impactado a todos al revelarse esta magnífica forma de rallar el queso. De hecho, el “post” ha recibido hasta 60.000 likes y 20.000 comentarios sobre esta manera tan eficiente de hacer queso rallado.

En cualquier caso, esperamos que, gracias a este artículo, hayáis descubierto nuestras formas de rallar vuestro queso que, obviamente, tendrán más o menos efecto en función de lo sensible que sea ese queso en cuestión.

Y vosotrxs, ¿de qué forma ralláis el queso? ¿Os gusta más rallarlo o rayarlo? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, ya que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: mirror