Hay pocos mundos tan raros y fascinantes como lo son los mundos de la moda y de la belleza. Se llegan a crear y visualizar ideas realmente complejas y rompedoras. De las mentes de algunos genios de la industria aparecen modas de belleza que se convierten en la norma. Llegan a tener tanta popularidad que llegan a ser parte de la indumentaria del día a día. Y lo que nos ponemos hoy, fue ideado hace meses o tal vez años. Nos llevan años de ventaja.

Hay una escena en El Diablo viste de Prada que explica muy bien este fenómeno. Cuando la protagonista, interpretada por Anne Hathaway, se encuentra con su jefa Miranda Priestly, interpretada por Meryl Streep, y le dice que los dos jerséis azules le parecen iguales. Y ella responde con:

“¿Estas cosas? Oh, entiendo. TÚ crees que esto no tiene nada que ver contigo. Tú vas a tu armario y seleccionas, no sé, ese jersey azul deforme porque intentas decirle al mundo que te tomas demasiado en serio como para preocuparte por lo que te pondrás. Pero lo que no sabes es que ese jersey no es sólo azul, no es turquesa, ni es marino, en realidad es cerúleo.

Tampoco eres consciente del hecho de que en 2002 Óscar de la Renta presentó una colección de vestidos cerúleos. Y luego creo que fue Yves Saint Laurent el que presentó chaquetas militares cerúleas. Y luego el azul cerúleo apareció en las colecciones de ocho diseñadores distintos; y después se filtró a los grandes almacenes; y luego fue a parar hasta una deprimente tienda de ropa a precios asequibles, donde tú, sin duda, lo rescataste de alguna cesta de ofertas.

No obstante, ese azul representa millones de dólares, y muchos puestos de trabajo, y resulta cómico, que creas que elegiste algo que te exime de la industria de la moda, cuando, de hecho, llevas un jersey que fue seleccionado para ti, por personas como nosotros, entre un montón de cosas.”

Nada como Meryl Streep para encarnar al espíritu de la moda. El único problema, es que la historia que traemos hoy no es ni la mitad de glamurosa de lo que nos gustaría. Algunas modas y trucos de belleza no son de revista y parecen salir de una extraña mente que cogió las cuatro cosas que tenía más cerca y las juntó todas.

Y es que resulta que una de las nuevas modas (que siempre son la nueva ocurrencia del día) parece ser pintarse las cejas como si fueran Oreos, las conocidas galletas rellenas de crema blanca. Pues a eso hemos llegado.

Resulta que esta nueva moda nació cuando Mondelez, la compañía madre de Oreo, comenzó una campaña publicitaria llamada “¿Qué eres capaz de hacer por una Oreo?”, donde se invitaba a que la gente se pintara las cejas de blanco y negro, en forma de galleta.

Pero no pintar la ceja una mitad blanca y otra negra, sino pintar la ceja de negro, pintarse una tira de pintura blanca encima y luego otra tira negra encima. Como si fuera la galleta de lado. Os pondremos la imagen, para que se pueda entender:

Bienvenidos a la nueva era de la moda de las redes sociales, donde la ocurrencia más ocurrente puede convertirse en algo viral. Todo un hito en la historia de la red. ¿Cuál será la siguiente?

¿Qué os ha parecido? ¿Os subiréis al carro de la moda de las oreo-cejas? Dejadnos un comentario en el Facebook.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, ya que los hemos hecho con muchísimo cariño)

Fuente: thedrum